Policiales

Pidieron 4 años de prisión para Alexis Jaime

Ayer concluyeron las testimoniales y se dio paso a la etapa de alegatos en el juicio oral y público al joven de 23 años, Daniel Alexis Jaime, por el incendio intencional del edificio escolar de Chacra IV, por el cual la querella y la fiscalía le pidieron el máximo de la pena estipulada en la escala penal para el “daño agravado”.

La fiscalía y la querella del Gobierno pidieron el máximo de pena. Finalmente no se estableció cual fue el móvil de Jaime en este atentado.

RIO GRANDE.- El proceso que lleva adelante el Tribunal de Juicio Oral tuvo ayer las últimas dos declaraciones testimoniales y el inmediato paso a los alegatos de las partes.
En primer término declaró el perito psiquiatra del Poder Judicial el Lic. Pérez Artazo, quien desechó la posibilidad de inimputabilidad de Jaime al momento de cometer el hecho, ya que consideró que el accionar estuvo “organizado” y “no fue azaroso” en relación a como fue llevando adelante los 11 focos de incendio dentro de la escuela.
Jaime había declarado que tomó alcohol y psicofármacos y que no recuerda nada de lo sucedido, lo que el perito descartó, “la alcoholemia realizada da un número en un rango de ebriedad incompleta lo que no comprende inconsciencia”.
Asimismo refirió que Jaime “no es pirómano” y que “comprendió la criminalidad del acto”.
Finalmente declaró el director de Infraestructura de la Zona Norte, Abel Maximiliano Donatti, funcionario que detalló los daños registrados en el establecimiento, pero no aportó mucho respecto de lo actuado en las refacciones ya que no supo aportar ni siquiera el monto de la obra invertida por el Estado Provincial.

Pedidos de condena y absolución
Tras un breve cuarto intermedio se dio lugar a los alegatos de las partes acusadoras, tanto de la querella por parte del Gobierno Provincial y de la fiscalía representada por el Dr. Pablo Candela.
Ambas partes acusaron por el delito de “daño agravado” que contempla una pena de 3 meses hasta los 4 años de prisión, pidiéndose el máximo de la escala penal.
Las abogadas Violeta Coronel y Roxana Sánchez, en representación del Gobierno Provincial, solicitaron la pena de 4 años de prisión para el detenido, y en ese sentido también alegó el fiscal Pablo Candela.
El fiscal desestimó la versión de Jaime, de que se encontraba inconsciente por el alcohol y psicofármacos ingeridos, y que no supo lo que hizo, al momento de aquella madrugada del 16 de marzo en que inició 11 focos ígneos en el interior de la escuela.
Candela se centró en la mecánica del hecho en que el imputado supo porque ventana ingresar más cómodo, y como llevó a cabo el inicio de cada foco ígneo, “desde la parte superior hacia abajo, procurando tener una salida”, dijo el fiscal.
Asimismo valoró “la extensión del daño causado” con este atentado que conmovió a la provincia, sin que se conozcan los motivos de semejante accionar que fue utilizado políticamente en la campaña.

“Es fácil ir contra estos jóvenes vulnerables”
Finalmente el defensor oficial Mariano Sardi sostuvo la absolución de su defendido por “no comprender sus actos al momento del hecho”.
“Desde un primer momento mi pupilo tuvo un estado de intoxicación y no tuvo comprensión de los hechos, pudo haber una imputabilidad disminuida”, reparó en relación a la ingesta previa de psicofármacos y alcohol.
En ese sentido aludió a la situación de que horas antes su padre le había comunicado de una enfermedad terminal de su madre, la cual falleció en estos meses en que Jaime estuvo detenido, quien no tuvo autorización para ir a verla.
Asimismo el defensor apuntó, “cuestioné el rol del Estado porque busca a estos muchachos vulnerables para presentarse como querellantes cuando todos sabemos lo que ha pasado en la provincia, donde numerosos casos contra delitos cometidos por funcionarios nunca tuvieron a un Estado actuando como ofendido, más cuando es el Estado el que debe rescatar y contener a estos chicos”.
Allí relató el historial personal de Jaime con adicciones desde los 12 años, la expulsión del joven de esta misma escuela en su edad escolar, “los tratados internacionales obligan al Estado a cuidar a los niños y adolescentes y no dejarlos a merced del flagelo de la droga”, como se probó en el caso de Jaime en su informe social.
También cuestionó los pedidos de condena con el máximo de la pena, “es obsceno pedir el máximo de la pena, sin tener en cuenta las cuestiones atenuantes que se mencionaron pero no se mensuraron al pedir pena. Es terminar de destruir la vida de Jaime”.
Finalmente al ser consultado respecto de la posibilidad de que Jaime abandone la provincia en caso de recuperar su libertad, dijo, “sea cual fuere el resultado del juicio, la condena social que pesa sobre este chico no creo le haga fácil la vida acá en Tierra del Fuego”.
El tribunal pasó para un cuarto intermedio este miércoles en que se conocerá el veredicto.