Policiales

Juicio por el crimen en estancia Viamonte

RIO GRANDE.- Ayer prestaron declaración ante el Tribunal de Juicio Oral la forense Inés Aparici y el perito psiquiatra, el Dr. Pérez Artazo; quienes oficiaron como testigos en la causa por “homicidio simple” contra el imputado Mario Angel Sañanco.

Los peritos Aparici y Pérez Artazo prestando juramento ante el tribunal antes de declarar.

Sañanco está imputado de haber herido de dos puñaladas a Horacio Román de 59 años el 7 de octubre de 2015 en la estancia Viamonte en la casa de los esquiladores y la víctima falleció el 11 de diciembre internado en el nosocomio local.
La forense Inés Aparici intervino en la autopsia y aseveró que el deceso se debió a una infección generalizada ocasionada un por virus intrahospitalario que habría actuado a partir del desmejoramiento de salud de la víctima producto de las heridas.
En ese aspecto la defensa oficial que representa a Sañanco hizo consultas respecto a la incidencia real de las lesiones recibidas, en el deceso final de la víctima, por lo que quedaron algunos elementos que podrían ser utilizados en su alegato para intentar desvincular la acción del resultado fatal.
Finalmente el perito psiquiátrico se refirió respecto al análisis del imputado como sujeto imputable y la posible comprensión de sus actos al momento del hecho, sin poder ser concluyente respecto a la inconsciencia que manifestó Sañanco, olvidando todo lo que pasó esa noche producto de la ingesta alcohólica.

Sin testigo clave
El Tribunal de Juicio introdujo “por lectura” la declaración que brindaron durante la etapa de instrucción, tres testigos que estando fuera de la provincia no pudieron comparecer a declarar en este juicio.
Uno de ellos en particular es César Hueche, un peón de campo que actualmente se encuentra con problemas de salud y trabajando en una estancia de la provincia de Chubut, el cual no podía venir a la provincia antes de la conclusión del proceso.
La importancia de este testigo reside en que esa noche despertó en la casa de los esquiladores, observando a Román apuñalado y a Sañanco junto a él, presumiendo que fue su homicida, aunque aclaró que no precisó la agresión.
Sobre este testigo la defensa plantea sospechas respecto de su participación en el hecho, en razón de que no se aplicaron medidas procesales sobre el mismo en las primeras horas investigativas, como su requisa o el secuestro de su ropa.
El tribunal pasó a un cuarto intermedio para este miércoles cuando, a las 9:30, comenzará la etapa de alegatos de las partes en juicio, tanto el fiscal Pablo Candela como la defensora oficial Lorena Nebreda.