Policiales

En busca del pasajero

El jueves fue encontrado un kilo de cocaina en el baño de un colectivo de la empresa Taqsa & Marga. Aún no está identificado el responsable del cargamento. Se abrió una causa que se tramita en el Juzgado Federal de Río Gallegos, que ya cuenta con los datos de todos los pasajeros, que serán citados a declarar.

En el paso fronterizo de Monte Aymond fue hallada la droga, en el interior del colectivo.

RIO GRANDE.- El hallazgo de un cargamento de un kilo de cocaína, que fue descartada en el baño de un colectivo, el cual tenía destino final esta ciudad, motivó el inicio de una investigación a cargo del Juzgado Federal de Río Gallegos, para tratar de identificar al pasajero que llevaba la sustancia y que al advertir el control de Gendarmería decidió abandonarla.
Según publicó este fin de semana el diario La Opinión Austral, tras la orden de liberación de todos los pasajeros sospechosos, se espera que en los próximos días sean llamados a declarar. Portavoces de Gendarmería Nacional adelantaron a ese medio que, posiblemente, alguno de los pasajeros “se anime” a contar quién fue al baño y dejó la droga.
La información también indica que es clave en la causa, la lista de viajantes y el asiento en el que se ubicaron. Con esta información y la posible exposición de los pasajeros, podría comenzar una investigación firme para determinar la procedencia de la droga.

El hecho
El jueves de la semana pasada, en horas del mediodía, un colectivo de la firma Taqsa & Marga que salió desde Río Gallegos con destino a Río Grande, llegó al puesto fronterizo de Monte Aymond, donde Gendarmería Nacional dispuso un exhaustivo control con el uso de canes adiestrados para detectar estupefacientes.
Al advertir lo riguroso de la seguridad en ese lugar, un pasajero se dirigió al baño del colectivo y dejó abandonado un cargamento de un kilo de cocaína, sustancia que fue localizada por el perro usado por el personal de Gendarmería. Tras el hallazgo, se procedió a la demora de todos los pasajeros con la finalidad de dar con el responsable, pero en ese momento y tras varias horas de demora, no se pudo dar con el traficante.
Tras dar la pertinente intervención al Juzgado Federal de Río Gallegos, los Gendarmes realizaron una minuciosa búsqueda en las pertenencias de todos los viajantes y en el transporte. Pasada varias horas, se dio la autorización para que el colectivo siga viaje a su destino final, pero la investigación sigue su curso.