Gremiales

Conflicto en las fábricas textiles

Australtex concretó descuentos salariales para los trabajadores, con reducciones que llegan hasta los 30 mil pesos. Por ello, el Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines reclamó la inmediata intervención del Ministerio de Trabajo. Por otro lado, empleados de Textil Río Grande, con el apoyo de la Asociación Obrera Textil, concretaron una medida de fuerza de 24 horas en reclamo por salarios desdoblados y el pago del aguinaldo, sobre el que no tienen ninguna certeza.

Los paros concretados en Australtex derivaron en descuentos salariales que provocaron la reacción de SETIA.

RIO GRANDE.- El Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA) y la Asociación Obrera Textil (AOT) encaran diversos conflictos en fábricas de la ciudad a partir de la posición intransigente de los empresarios que, según el planteo de los gremios, reducen salarios de forma arbitraria e imponen condiciones laborales inaceptables para los trabajadores.
Ayer la jornada cerró con dos frentes de conflictos que amenazan con agravarse: por un lado, Australtex, donde la empresa realizó descuentos salariales por días de paro y, por otro lado, Textil Río Grande, donde los empleados decidieron concretar una medida de fuerza.
En ambos casos, reclaman la pronta intervención del Ministerio de Trabajo para destrabar los conflictos con una postura firme de parte de los sindicatos: si los empresarios no revén sus posturas, los paros generales en la actividad son una posibilidad latente.

Conflicto en Australtex
El secretario general de SETIA, Mariano Tejeda, contó que en Australtex “los trabajadores con la última liquidación se encontraron con descuentos para todos por igual, para aquellos que hicieron paro activo y para quienes no pudieron ingresar a la fábrica por la medida de fuerza”.
“Los gerentes de Buenos Aires dijeron que, si el trabajador no prestó servicios, no le corresponde cobrar. Si no prestó servicios fue porque hubo una manifestación justa por parte de los trabajadores de AOT en las puertas de la empresa y ningún trabajador de SETIA tenía permitido el ingreso, con lo cual tanto el trabajador que realizó la medida como el que no la realizó, tuvo exactamente el mismo descuento”, detalló.
En ese sentido, el dirigente contó que “los trabajadores tenían que cobrar el aguinaldo como corresponde y se provocó un descuento de 13 días de los salarios con impacto en adicionales y presentismo, que lo pierden en su totalidad. Estamos hablando de arriba de 30 mil pesos de descuentos para cada trabajador”.
“Es un descuento totalmente desproporcionado y arbitrario desde todo punto de vista y no corresponde. Como gremio vamos a seguir siendo solidarios, de la misma forma que lo fuimos anteriormente, porque lo que están buscando es dividir a los trabajadores y no lo vamos a permitir”, aclaró a partir de del conflicto que se generó por el paro concretado por AOT, otra de las entidades que tiene representación dentro de Australtex.
Y añadió: “En nuestro caso se han visto perjudicados entre 30 y 40 trabajadores, pero el descuento fue para todos. En mayor o menor medida, por la diferencia de categorías y de sindicatos, el valor de lo que perdieron los trabajadores ronda los 20 mil y 30 mil pesos, que son sumas importantísimas que impactan de manera muy negativa”.
Finalmente, criticó el rol del Ministerio de Trabajo provincial al asegurar que “este tipo de cosas están pasando en Tierra del Fuego porque hay una inacción sistemática y concreta por parte del Ministerio de Trabajo de la provincia, que le permite a las empresas que realicen todo este tipo de cosas. Acá tiene que haber un Ministerio de Trabajo que tome decisiones”.

Conflicto en Textil Río Grande
Los trabajadores de dicha firma, con el apoyo de AOT, decidieron concretar una medida de fuerza de 24 horas que concluirá hoy a las 5 de la mañana, con el fin de reclamar por salarios atrasados y pagos desdoblados que la empresa llevó a cabo de forma inconsulta.
José Andrade, delegado sindical de AOT en Textil Río Grande, afirmó ayer por la mañana que “hay severas irregularidades en la liquidación de los salarios que estamos viviendo hace ya un año y también detectamos irregularidades en los pagos a las obras sociales”.
“Hace varios meses que venimos pidieron reuniones, siempre tratamos de hablar con la gerente de Recursos Humanos de la empresa, que está en Buenos Aires, pero no nos quiere atender telefónicamente. Cada vez que la requerimos ella nos dice que se va a presentar en Río Grande, que pronto va a viajar, pero no se sabe en qué momento lo va a hacer porque nunca confirma una fecha”, reprochó.
Para graficar el cuadro de alarma entre los trabajadores, el representante sindical develó que “todavía seguimos esperando el pago del aguinaldo, que nos han dicho que lo van a pagar en cuatro cuotas, lo que haría que terminen de pagarlo a fines de agosto, pero no tenemos garantías de que vaya a ser así porque un día nos dicen una cosa y después cambian de idea. No hay certezas de nada a esta altura del año”.