Deportes

Balance del Patagónico

RIO GRANDE.- Una semana después de haber cedido el título de campeón en el Torneo Patagónico de Selecciones Mayores de Futsal AFA, Río Grande sabe que el futuro está asegurado, que el famoso recambio propuesto por los dirigentes y no tanto por el cuerpo técnico, cumplió con creces en su debut y que con tan sólo un mes de trabajo bajo las órdenes de Pablo Cobián estuvo muy cerca de retener el título que finalmente se llevó Ushuaia.

Carrefour

Fue un arranque irregular el que protagonizó Río Grande en la etapa de grupo, si bien ganó todos sus juegos, no fueron todos como los planeó el técnico y como lo soñaron los jugadores, ya que si bien el primer juego ante el duro Las Heras lo supieron sacar adelante, los nervios del debut se hicieron presentes y solo el peso de las individualidades sacaron el partido adelante, y algo similar ocurrió ante El Calafate donde el juego fue mucho más duro aún, donde fueron dominados en muchos pasajes del encuentro y en donde la marca fue un problema y la falta de actitud dentro del campo de juego colmó la paciencia del entrenador.
Pero otra vez el peso de las individualidades en ataque hicieron el trabajo para ganar con amplitud 6 a 2 pese a no jugar para nada bien y lo que llevó a un duro reto de Cobián en el vestuario tras la victoria, que despertó al equipo de ahí en más.
La presentación final en la Zona A no fue brillante pero lo suficientemente segura para tomar confianza, no sólo a la hora de asegurar la pelota donde los fueguinos fueron los dueños absolutos de la misma, sino que cuando perdieron la pelota de inmediato fueron en busca de recuperarla, cambiando la actitud que habían mostrado 24 horas antes y a partir de esa victoria ante el debutante Villa La Angostura, el equipo fue otro.
El cotejo por los cuartos de final fue un trámite ante los locales de a Cuenca Carbonífera, y si bien el equipo le pudo hacer más de diez goles como también en el cotejo anterior ante Villa La Angostura, el cuerpo técnico prefirió otra cosa y que los jugadores en vez de ir tanto hacia adelante, se acostumbren a jugar más en mitad de cancha adueñándose de la pelota ante rivales que no lo salieron a buscar a lo loco por el temor de ser goleados, y así pese que no marcaron la real diferencia en goles ante sus rivales, cuidaron físico y ganaron en confianza.
La semifinal fue un paseo para los fueguinos, golearon a Río Gallegos 9 a 1 y fue producto porque el rival lo salió a presionar a Río Grande, a los de la capital de Santa Cruz no le quedó otra que salir a buscar sí o sí por la importancia del juego, y allí se le abrió todas las puertas para las contras o los espacios para ganar en el uno a uno y quedar de inmediato cara a cara con el arquero y definir con suma claridad.
La final se dividió en dos, una donde la paridad fue casi absoluta y en donde los capitalinos le regalaron la pelota al rival y lo esperaron muy bien parados en defensa para pegar en los momentos juntos y ganar ese periodo 2 a 0, y pegar de movida en el inicio del complemento para ampliar la ventaja 3 a 0, pero el segundo tiempo fue totalmente diferente, Río Grande salió mucho más decidido a buscar el partido y descontar rápidamente el score y lo dominó ampliamente a su rival hasta transformar al arquero rival en la figura del partido.
Además, los chicos de Cobián se dieron cuenta que ya son una realidad, dado que sin Perpetto en cancha, se fue lesionado a los 10 minutos de la primera etapa y así y todo no se achicaron y murieron de pie, hasta sin merecerlo ya que fueron más que el rival.

Las individualidades
Este seleccionado se sabía que se iba a apoyar en tres patas y que entre todos los demás debían armar la pata restante, y fue así, Alejandro Godoy fue importantísimo bajo los tres postes, Facundo Perpetto fue el líder dentro y fuera de la cancha, y Nicolás Paredes fue el abanderado del conjunto local.
Los tres rindieron en muy buen nivel, fueron de lo mejor del seleccionado sobre todo Paredes que cuando se vio sin su socio Perpetto, fue el que siempre pidió la pelota, armó las jugadas del equipo y casi no salió del terreno de juego en la Final ante Ushuaia.
Luego el turno de los debutantes, por lejos los destacados fueron Martín Marimón y Sebastián Sánchez, dos chicos de 18 años que estuvieron más que a la altura de las circunstancias, fueron los dos que más entendieron rápidamente los conceptos que inculcó Cobian y serán clave para lo que se viene, no solo a fin de mes sino en los próximos años de la disciplina.
Román Andrade con tan solo 20 años también fue importante en el armado del juego y como encargado de cerrar la última línea del equipo, pese a su corta edad ya ha jugado varios años junto a Cobian y sabe lo que quiere el entrenador, y lo mismo sucedió con Franco Torres quien rindió bien aunque se sabe que puede dar mucho más.
Tres jugadores que no explotaron como se esperaba fueron Adrián Sánchez, Joel Coronel y Matías González, y todos producto de lesiones o circunstancias físicas que no permitieron que pudiesen mostrar todo su bagaje que se sabe que es mucho, los tres tendrán revancha dentro de poco.
El debutante Facundo Gandolfi no tuvo tantos minutos en cancha como se esperaba pero cuando estuvo, la regó con despliegue y sacrificio y puede ser un buen jugador de rol en el futuro, el adiestrador lo ve así también.
Quienes viajaron con menos consideración que el resto pero se ganaron su chance de estar muchos minutos en cancha, sobre todo en el cierre del campeonato, cuando más importa fueron Nicolás Gallo y Erik Zaraza, los dos dando más de lo que el entrenador esperaba y también serán piezas importantes para lo que se viene.
Por último el arquero juvenil Ignacio Páez, el de mayor futuro que tiene la ciudad pero como se sabe en su puesto la madurez se alcanza después de los 27 u 28 años, y el chico cuando le tocó atajar ante Villa La Angostura, no sólo que no permitió ningún gol, sino que siempre trasmitió mucha seguridad.

La Campaña

Primera fase
Río Grande 5 – 2 Las Heras
Río Grande: Facundo Perpetto (2), Nicolás Paredes, Joel González y Erik Zaraza.
Las Heras: Gastón Miranda y John Sánchez.

Río Grande 6 – 2 El Calafate
Río Grande: Facundo Perpetto (2), Adrián Sánchez (2), Nicolás Paredes (2).
El Calafate: Federico Jesús García.

Río Grande 5 – 0 Villa La Angostura
Río Grande: Nicolás Paredes (2), Facundo Perpetto, Martín Marimón y Sebastián Sánchez.

Cuartos de final
Río Grande 5 – 1 Cuenca Carbonífera
Río Grande: Sebastián Sánchez (2), Nicolás Gallo, Martín Marimón y Erik Zaraza.
Cuenca Carbonífera: José Alvarez.

Semifinales
Río Grande 9 – 1 Río Gallegos
Río Grande: Nicolás Gallo (2), Erik Zaraza (2), Franco Torres, Nicolás Paredes, Facundo Gandolfi, Sebastián Sánchez y Martín Marimón.
Río Gallegos: David Ancalipe.

Final
Río Grande 2 – 3 Ushuaia
Río Grande: Martín Marimón y Nicolás Paredes.
Ushuaia: Lucas Lemul (2) y Agustín Oberti.