Salud

La dermatitis atópica empeora con el frío

Provoca picazón intensa que por momentos se vuelve insoportable y tiene gran impacto en la calidad de vida.

El frío aumenta los brotes y agudiza los síntomas de irritación.

RÍO GRANDE.- Una picazón intensa, que por momentos se vuelve insoportable y que puede iniciarse incluso antes de que aparezca sarpullido, caracteriza a la dermatitis atópica (DA), una enfermedad crónica de la piel que tiene un significativo impacto en la calidad de vida y cuyos síntomas empeoran con el frío, por lo que advierten que los cuidados deben intensificarse en invierno.
La DA suele ser considerada una condición de la infancia porque afecta a entre el 5 y el 20% de los niños y niñas (el porcentaje varía según los países), de los cuales entre el 10 y el 40% presenta la forma severa. No obstante, en 3 de cada 10 casos continúa tras la pubertad y, de hecho, algunos pacientes inclusive experimentan los primeros síntomas recién de grandes.
Se manifiesta con síntomas debilitantes como piel seca, picazón intensa y persistente, enrojecimiento (en cuero cabelludo, cara, cuello, pliegues o eccema crónico en las manos, aunque también puede comprometer la zona genital, pezones y areolas), costras y secreciones.
La piel reseca, el contacto con la lana, las infecciones y el aire seco del invierno, la gripe y los cambios súbitos de temperatura son factores propios de esta época que pueden empeorar los síntomas de la dermatitis atópica, enumera el Manual para entender la alergia, del médico pediatra especialista en alergias Claudio Parisi y Luciana Díaz.
Tan sólo algunos ejemplos de cómo la DA afecta la calidad de vida: la picazón no cesa ni siquiera por la noche, por lo que 8 de cada 10 pacientes con dermatitis atópica moderada a severa sufren alteraciones del sueño, según datos divulgados por la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) y la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD). La enfermedad también suele provocar baja autoestima, temor a ser visto y favorecer el desarrollo de depresión.
“Al vivir con DA, estás muy pendiente de tu piel todo el tiempo. A dónde vas y cómo te vestís son aspectos menores para cualquiera, pero pueden determinar la aparición de brotes y una picazón intensa difícil de manejar, que te puede impedir concentrarte en una reunión social o laboral y no dejarte dormir en toda la noche”, afirma Mariana Palacios, mamá de una chica que tiene la enfermedad y es presidenta de la Asociación Civil de Dermatitis Atópica Argentina (ADAR).
Cuando comienza el invierno, el frío aumenta los brotes y agudiza los síntomas de irritación por la DA. Los ambientes cerrados y climatizados resecan la piel, empeorando el cuadro de quien posee eccemas. Esto hace importante -en esta época del año- insistir en los cuidados que la piel sensible necesita.

La DA suele ser considerada una condición de la infancia porque afecta a entre el 5 y el 20% de los niños y niñas

A raíz de la llegada del invierno, desde ADAR advierten que el frío “aumenta los brotes y agudiza los síntomas de irritación debido a que los ambientes cerrados y climatizados resecan la piel, empeorando el cuadro de quien posee eccemas”, por lo que recuerdan los consejos de especialistas: mantener los ambientes húmedos colocando un recipiente con agua, realizar baños cortos y con agua tibia y utilizar jabones sin perfume, aplicar abundante crema humectante tras secar la piel con una toalla suave, no sobreabrigarse y evitar el aumento de la temperatura corporal y la sudoración.
“De todas maneras, siempre y sin excepciones, ante un nuevo brote, la recomendación más certera es consultar con el médico especialista, ya que cada caso es distinto y puede requerir tratamientos específicos”, señaló por su parte Mónica Ladner, mamá de dos chicos con DA y también miembro de la asociación de pacientes.
El tratamiento depende de la severidad del cuadro e incluye desde cremas especiales para mantener la piel humectada e hidratada en los casos más leves, pasando por fototerapia y tratamientos sistémicos. “Para los casos más severos, sabemos que la medicina está avanzando y estamos esperanzados con la llegada de nuevas opciones y tratamientos”, manifestaron desde ADAR.
El Manual para entender la alergia incluye los siguientes consejos generales de cuidado:
Hidratar la piel permanentemente con cremas o lociones que recomiende el especialista.
Evitar baños extensos y con agua caliente (es mejor que sean cortos, no más de 10 minutos, y que el agua esté de tibia fresca).
Usar jabones cremosos, ni de glicerina, ni perfumados.
Vestir ropa suave y evitar la lana, el nailon y los materiales rígidos. Lo mejor son las prendas 100% algodón. Si la picazón aparece por transpiración, hay que buscar las maneras de mantenerse lo más fresco posible. Vestirse por capas y ponerse o quitarse ropa de acuerdo con los cambios de temperatura. Usar sábanas livianas.
Si la picazón aparece tras la exposición al polvo, el polen o la transpiración, conviene tomar un baño fresco y luego hidratar la piel.
Si el disparador de la alergia tiene que ver con el contacto con los animales, lo mejor es no tener mascota, pero si ya se convive con una, conviene mantenerla en ambientes externos y lejos de la camay de la habitación del afectado.
Las cremas deben utilizarse inmediatamente después del baño, dentro de los 5 minutos, y deben colocarse sobre la piel húmeda.
Pueden realizarse baños con avena, que libera un aceite humectante para la piel. Se puede colocar un puñado de avena en una bolsita de tela o media, de manera que al colocarlo en la bañera se libere el aceite.