Política

Rodríguez y Gliubich con la CAME

Los candidatos por Ser Fueguino, Juan ‘Pipo’ Rodríguez y Fernando Gliubich, fueron recibidos ayer por el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán, donde conversaron respecto de la difícil situación comercial que está viviendo la provincia, particularmente la ciudad de Río Grande. También puntualizaron que “la única forma de resolver el tema macroeconómico es ampliar la base del sector privado”.

‘Pipo’ Rodríguez y Gliubich manifestaron que “la única forma de resolver el tema macroeconómico es ampliar la base del sector privado”.

RÍO GRANDE.- Los candidatos a gobernador de Tierra del Fuego por el Frente Ser Fueguino, Juan ‘Pipo’ Rodríguez, y su compañero de fórmula, Fernando Gliubich, fueron recibidos por el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán. Del encuentro también participó el titular del área de Economías Regionales de CAME, Eduardo Rodríguez, y el director del sector, Jorge Pazos.
Durante la reunión, los candidatos a la gobernación por Ser Fueguino le manifestaron “la grave situación que atraviesa el sector comercial de la provincia por la falta de liquidez, más precisamente los comercios de la ciudad de Río Grande, como así también dieron a conocer los desafíos que afronta la provincia en este sector”.
Con respecto a las economías regionales, los dirigentes de Ser Fueguino hicieron “especial hincapié en la importancia de generar incentivos para reactivar la producción”. Además, aseguraron que “es sumamente importante reorientar la matriz productiva sobre los recursos naturales genuinos de Tierra del Fuego a través de la Ley 19.640, a fin de no ser rehenes de los vaivenes del contexto macroeconómico nacional e internacional”.
Además Juan ‘Pipo’ Rodríguez y Gliubich manifestaron que “la única forma de resolver el tema macroeconómico es ampliar la base del sector privado”, dijeron, al tiempo que agregaron que “la necesidad de recrear un marco jurídico y tributario que contenga aquellas categorías que hoy se consideran excluidas del monotributo, a fin de garantizar que todo aquel que quiera trabajar bajo la ley, pueda hacerlo, evitando así la competencia desleal y, en el caso particular de la venta de alimentos, promoviendo la inocuidad de los productos”.