Política

Bertone habló de la unidad del peronismo

A través de una editorial, la gobernadora Rosana Bertone se refirió a la unidad lograda en el peronismo fueguino. Repasó los logros de su Gobierno y, además, criticó con dureza las políticas de ajuste de Macri.

La gobernadora Rosana Bertone junto al diputado Martín Pérez y al intendente Walter Vuoto.

USHUAIA.- A través de una editorial que difundió en las redes sociales la gobernadora Rosana Bertone se refirió a la unidad alcanzada por el peronismo de cara a las elecciones provinciales, asegurando que “necesitamos empezar a construir desde nuestra provincia, la más joven, la unidad necesaria para lograr el cambio que el país necesita”. Además, dijo que “en todos estos años he sufrido una sistemática campaña de desprestigio que buscó asociarme con Macri”.
En sus palabras, la gobernadora Rosana Bertone expresó:
Quiero agradecer el compromiso y la voluntad de unidad de todos los fueguinos para seguir defendiendo nuestra provincia. Especialmente a Walter Vuoto y a Martín Pérez, quienes tanto han hecho para lograr esta unidad en defensa de todos los fueguinos.
Es una unidad que surge de la comprensión cabal del momento que vive el país y de los riesgos que implican para todos. La crisis económica nacional es muy profunda y es muy difícil que se pueda revertir en el corto plazo. Por eso necesitamos empezar a construir desde nuestra provincia, la más joven, la unidad necesaria para lograr el cambio que el país necesita.
No es una unidad de los dirigentes, sino de todos y en defensa de todos. Cada uno tuvo que sacrificar un poco para lograr un objetivo mayor y colectivo. Solo unidos vamos a poder defender nuestra industria, nuestra soberanía, los puestos de trabajo y la mesa fueguina.
Unidos vamos a poder sacar a la provincia adelante, sin falsas promesas y siendo inteligentes para enfrentar los embates de una situación económica que nos afecta a todos. Me duele la situación de cada fueguino que busca trabajo o que tiene miedo a perder el empleo. Pero no lo vamos a resolver con engaños ni con mentiras. Sino, trabajando unidos, con compromiso y sensibilidad.
Estos cuatro años no han sido fáciles. Recibimos una provincia destruida que no podía podía pagar salarios ni jubilaciones. El abandono era total. Gracias al esfuerzo de todos logramos ordenar la situación y conseguir la paz social, defender nuestra industria ante el desplome del mercado interno y a los intentos por eliminar los beneficios fiscales para la producción industrial.
Ante el deterioro social priorizamos cuidar a las familias con programas como “RedSol”, “Llegó el Gas”, “Llegó el Agua” y “Cuidemos la Mesa Fueguina”. Todo lo hicimos con recursos propios, privilegiando a los que peor la estaban pasando.
También encaramos un gran plan de obra pública para el desarrollo y el futuro de nuestra provincia. Hoy la obra pública genera 2.977 puestos de trabajo directos y 3.638 indirectos y esto lo logramos sin ayuda de Nación.
Sin embargo, en todos estos años he sufrido una sistemática campaña de desprestigio que buscó asociarme con Macri. Nunca he visto en tantos años de política, ataques permanentes y agravios sistemáticos a una mujer, salvo en el caso de nuestra expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y de Eva Perón, a quien denigraron con solo 33 años.
Pero en política, los hechos hablan más que las imágenes o los discursos. Mientras Macri eliminó los subsidios a los servicios públicos, nosotros los triplicamos para que nuestra garrafa siga siendo la más barata del país. Mientras Macri cerró escuelas, nosotros abrimos nuevas. Mientras Macri desinvirtió en salud, nosotros equipamos los hospitales como no se hacía hace años.
Mientras Macri llevó adelante una errónea política en relación a Malvinas, nosotros propusimos una ley en defensa de nuestra soberanía. Mientras Macri redujo los programas alimentarios, nosotros los aumentamos. Mientras Macri degradó el Ministerio de Ciencia y Tecnología, nosotros lo elevamos a Ministerio. Mientras Macri incumplió con la obra de ampliación del puerto de Ushuaia, nosotros realizamos el dragado que permitió más arribos de cruceros y de turistas.
Ante cada decisión de Nación que nos afectaba y muchas veces nos enteramos por los diarios, nos hemos plantado con firmeza. Unidos logramos frenar la reducción de aranceles a la importación al 0%, lo que implicaba la destrucción masiva del empleo y la disolución de la provincia. Esto nos demostró que unidos, podemos ser más fuertes.
A pesar de que siempre defendimos a los trabajadores, también me han atacado algunos dirigentes gremiales, quienes nunca me van a perdonar que les haya cortado el festival de licencias gremiales, que solo servían a sus propios intereses y en nada a los trabajadores. Jamás apañé ni negocié con aquellos que fueron condenados por la justicia por hechos de violencia, que los fueguinos no quieren volver a vivir.
Esta campaña negativa no me distrajo ni me va a distraer en nada de mis responsabilidades. Voy a seguir ocupada y preocupada en traer soluciones a nuestra gente y no en incentivar el caos ni el conflicto.
Jamás me uniría con aquellos que han destruido a la educación pública, ni con quienes han dejado al gobierno en llamas después de ocho años de gobernar, ni con aquellos que se creen dueños de la provincia porque detentan el poder económico. Pero es muy bueno que todos ellos se hayan juntado, así queda claro para todos contra quién nos enfrentamos y porqué.
No todo se justifica para ganar una elección. Porque más difícil que ganar en las urnas es gobernar con responsabilidad y sin ser prisionero de ningún interés oculto en las sombras. Con Walter y Martín, pese a nuestros matices, compartimos una visión de provincia y de país con base en el desarrollo y la justicia social. Nuestra unidad garantiza la coherencia que necesitamos para salir adelante.
Gobernar no es fácil y menos con un Presidente ajeno a las necesidades de su pueblo. Quiero pedirles disculpas a cada uno de los fueguinos que aún padecen la falta de empleo o que han visto que sus salarios han perdido poder adquisitivo. También a aquellos enfermos que han tenido alguna dificultad para acceder a algún servicio de salud o a aquellos que se han sentido ofendidos o no se hayan sentido representados por alguna actitud que nosotros no pudimos explicar correctamente. Pero sepan que todo lo que hicimos siempre fue en el entendimiento que era lo mejor para los fueguinos y para el futuro de nuestra provincia.
Por eso estoy convencida que si pudimos con viento en contra, unidos espalda con espalda, vamos a poder hacer mucho más. Si cuidamos la unidad y la paz social, en 5 años estoy segura que Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur va ser una de las provincias más prósperas de la Argentina.