Actualidad

Vacuna antigripal: Advertencia

Advierten que el 20% de los bebés no la recibe. Son uno de los grupos más vulnerables a las complicaciones del virus, que hasta puede provocarles la muerte.

Desde que la vacuna fue incorporada en calendario, en 2011, la cifra se mantiene prácticamente estable, por debajo del nivel óptimo.

RÍO GRANDE.- Los bebés son uno de los grupos más vulnerables a las complicaciones que puede provocar la gripe. Sin embargo, y pese a que la vacuna antigripal es gratuita y obligatoria para los menores de dos años, son los que registran las peores coberturas: el 20% no la recibe y, entre quienes deben contar con dos dosis, al 36,7% no se les aplica la segunda, según datos preliminares oficiales de la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (DICEI) de la Secretaría de Salud, correspondientes a 2018.
Desde que la vacuna fue incorporada en calendario, en 2011, la cifra se mantiene prácticamente estable, por debajo del nivel óptimo. Por eso, en pleno inicio de la campaña actual -en algunas provincias arrancó el miércoles pasado y en otras ayer- la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) instó a proteger a los más chiquitos.
“Los niños pequeños conforman un grupo vulnerable a esta enfermedad y la indicación de la vacuna está incluida en el Programa Nacional de Inmunizaciones, lo que la transforma en gratuita y obligatoria. Son dos aplicaciones separadas por un mes, salvo para aquellos que recibieron la vacuna el año anterior, para los cuales una sola dosis será suficiente”, afirmó la infectóloga pediátrica Elizabeth Bodganowicz, secretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).
La infectóloga Florencia Cahn, que integra la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología y el comité científico de la Fundación Vacunar, manifestó preocupación por las coberturas subóptimas. “Sólo el 60% de los que requieren dos dosis recibe el esquema completo en Argentina, indispensable para tener una adecuada protección”.
Bodganowicz destacó la importancia de que sea aplicada en forma oportuna para garantizar la protección. “Lo ideal es que el niño la reciba ante la llegada de los primeros fríos, generalmente con el comienzo del otoño, para así contar con la inmunización y estar protegido con las dos dosis cuando lleguen las bajas temperaturas”. Pero dado que la circulación del virus es muy prolongada, aclaró que no se debe restringir la vacunación antigripal sólo a los meses de otoño e invierno. “En personas de riesgo, la vacunación antigripal debe indicarse en cualquier momento del año”. Y añadió que también deben vacunarse quienes conviven con niños prematuros o inmunocomprometidos.
Erróneamente considerada por muchos como un “resfrío fuerte”, Bodganowicz enfatizó que la gripe es una enfermedad respiratoria “muy contagiosa” de la que por lo general “en una o dos semanas los pacientes se recuperan sin la necesidad de un tratamiento específico”. No obstante, subrayó que “aquellos que se encuentran en los grupos de riesgo, como los más pequeños o las personas de más de 65 años (ambos extremos de la vida con sistemas inmunitarios menos eficientes) o quienes presentan alguna enfermedad preexistente, pueden tener complicaciones, llegando en algunos casos a requerir internación y presentar riesgo de muerte”.
Sobre las razones vinculadas a las coberturas poco óptimas en el grupo de los menores de dos años, opina Stella Maris Gil, presidenta de la SAP: “Como su inclusión al calendario nacional es relativamente nueva, muchos padres no conocen la obligatoriedad ni gratuidad de la vacuna y no se la aplican a los chicos, dejándolos desprotegidos tanto a ellos como a otros niños, ya que la no vacunación propicia una mayor circulación del virus”. Y añadió: “Recomendamos enfáticamente la consulta al pediatra, especialmente con niños menores a 24 meses o mayores pero con alguna enfermedad crónica”.