Política

Riesgo País superó los 800 puntos

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda, la deuda pública ascendió a USD 345.385 millones y representó el 90% del PBI al cierre del cuarto trimestre de 2019. El 76,2% de los pasivos del sector público están nominados en moneda extranjera.

Carrefour
El Riesgo País de Argentina se mantiene en el rango más alto de los últimos cuatro años.

BUENOS AIRES.- La incertidumbre que pesa sobre la recuperación económica del país acrecienta la percepción de riesgo sobre la capacidad de pago de los bonos soberanos. Indicó Infobae.
Poco después de las 16:00 de ayer, el Riesgo País de la banca JP Morgan exhibía para la Argentina un incremento de 26 enteros o 3,3%, a 809 puntos básicos, la puntuación más alta desde las 817 unidades del 31 de diciembre pasado.
El Riesgo País mide la brecha de tasas de interés entre las emisiones de deuda de los EEUU y los títulos públicos de países emergentes. La tasa del bono del Tesoro norteamericano a 10 años alcanzaba este lunes 2,517% anual.
En estos términos, una colocación de deuda soberana de la Argentina debería ofrecer en el mercado un rendimiento aproximado de 10,6% anual en dólares para encontrar demanda, una tasa de probable impago dado el presente económico y financiero del país.
“Los inversores exigen un mayor premio para los vencimientos de corto plazo. Entienden que, en ese horizonte, Argentina podría tener mayores dificultades para honrar sus compromisos de deuda”, definió Nery Persichini, gerente de Inversiones de GMA Capital. “Argentina se desacopló nuevamente de los mercados emergentes debido a la incertidumbre política y una macroeconomía vulnerable que todavía batalla para equilibrarse”, añadió.
El flojo desempeño económico, el endurecimiento de las condiciones financieras internacionales y los riesgos políticos de un año electoral suman pesimismo a la hora de invertir en bonos argentinos.
Desde Research for Traders subrayaron que se “acrecentó la incertidumbre política de cara a las elecciones presidenciales, con indefiniciones en cuanto a las candidaturas hacia un nuevo gobierno. Además, la recesión económica y las elevadas expectativas de inflación generan mayor desconfianza en los inversores”.
Asimismo, hay que tomar en cuenta las exigencias del acuerdo stand by con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para alcanzar el equilibrio fiscal primario este año.
Las dudas sobre una pronta recuperación económica de Argentina acrecientan la percepción de riesgo