Policiales

Ariel Monzón, otra vez en la cárcel

El juez Correccional, Pablo Bramatí fue quien ordenó que sea detenido, debido al incumplimiento de pautas de conductas, entre ellas no haberse presentado ante la Comisaría a firmar un libro. La fiscal del caso, Laura Urquiza negó la posibilidad que acceda al beneficio de la excarcelación.

El joven demorado el sábado por la madrugada fue liberado, y luego otro juzgado ordenó su detención.

RIO GRANDE.- Ariel Francisco Monzón de 23 años, es un joven que está vinculado en numerosos hechos delictivos contra la propiedad privada que afectó a los vecinos de la zona de Chacra XIII, sucedidos en las últimas semanas y en una reciente tentativa de robo, la Policía lo logró atrapar pero el juez penal en turno, Daniel Cesari Hernández, ordenó que siga en libertad.
Ariel Monzón tiene reiteradas detenciones vinculadas a hechos delictivos con procesos penales y una condena, por la que tiene impuestas normas de conducta que fueron ordenadas, en su momento, por el juez Pablo Bramatí, titular del Juzgado Correccional, antecedente que no pareció importar en la madrugada del viernes cuando fue detenido en el marco de un operativo que esclareció el robo de dos televisores de una vivienda de calle Taparello, donde Monzón fue detenido casi in fraganti.
Como corresponde en cada procedimiento, la situación de Monzón fue debidamente comunicada al Juzgado Correccional sobre el incumplimiento de normas de conducta y asimismo en el incumplimiento en pasar a firmar el libro ante la Comisaría y no acreditar debidamente su domicilio.
Con todos los elementos de prueba contra Monzón, el juez Bramatti, ordenó la inmediata detención de Monzón, quien este lunes realizó su audiencia de descargo en los Tribunales y ahora está a la espera de la evaluación que se hará de su conducta y de las reglas que deberá cumplir.
En tanto, la fiscal Laura Urquiza, quien está a cargo del expediente del incidente de detención de Monzón, ya adelantó su negativa a que se le conceda a Ariel Monzón una nueva medida de excarcelación, por lo que la situación del joven es comprometida y podría quedar privado de la libertad, al menos por unos cuantos días.