Actualidad

Creció en Río Grande, hoy es concejal en EEUU

Las historias de las mujeres que desde Río Grande trabajan y se destacan en el país y en el mundo son incontables. La de Analía es una de ellas a quien su juventud la llevó a vivir a Estados Unidos, donde hoy tiene su propio emprendimiento y representa a los hispanos de su comunidad en el Concejo Deliberante de su ciudad.

Analía, durante la aceptación del cargo como concejal de la ciudad en la que vive desde el año 2000.

RIO GRANDE.- Analía Valdemoros, es cordobesa de nacimiento, fueguina por adopción; y hoy, junto a su familia vive en Utah, Estados Unidos. Pero, además, Analía está actualmente desempeñándose como concejal en la ciudad en que vive desde el año 2000. Ella cuenta en primera persona cómo es llegar a forjarse un futuro en el extranjero como mujer, y argentina, en una época de búsqueda de igualdad.

 

“Llegué a Río Grande desde Córdoba, a los 5 años en los ochenta, como muchas de las personas que migraron a la isla en esa época. Había un fuerte movimiento para poblar la isla, con el objetivo de que dejara de ser territorio nacional y se convirtiera en provincia. Así fue como mis padres, nuevos médicos, fueron invitados a trabajar en el Hospital Regional Rio Grande, y a mudarse con la familia a Río Grande”, relató Analía.

 

En Rio Grande ella hizo jardín de infantes, cursó la Primaria en la Escuela 2 y luego, terminó la escuela secundaria en el CIERG. Ella vivió 13 años en Rio Grande: “es el pueblo que me vio crecer, me dio la posibilidad de tener muchos amigos, relacionarme con gente fabulosa y generosa. Cosas que son clave en la formación en durante esos años críticos de una persona. Muchas personas de la comunidad de Río Grande influenciaron mucho mi vida y siempre las recuerdo con mucho cariño por todas las cosas que aprendí con ellos como profesionales, empresarios, profesores, políticos, pero sobre todas las cosas, aprendí por ser ellos fantásticos seres humanos”, recalcó.

 

En los 90, una época en que se abrieron oportunidades para mucha gente de viajar al exterior, hacer intercambios culturales y conocer más sobre el mundo, llegó el momento en que Analía debía decidir dónde iba a terminar su formación superior.

 

“Recuerdo que me debatí internamente bastante, sobre este tema. En mi mente de 18 años, decidí que viajar me hacía feliz, y que estudiar en el exterior en el idioma Ingles iba a servirme para seguir conociendo el mundo. Mi plan era, cuando volviese poder contribuir en mi país con otras perspectivas”, relató la concejal.

 

Sin embargo, la vida tenía otras puertas para presentarle y oportunidades que ni se imaginaba. Hoy, 19 años después de esta decisión, Analía sigue viviendo en Estados Unidos, en Salt Lake City, estado de Utah, donde recientemente contrajo matrimonio. “Esta ciudad, que me vio crecer durante mis años de estudiante universitaria; de formarme profesionalmente, que me vio crecer como adulta joven y que me ha dado la bienvenida desde el día 1; es hoy, otra ciudad muy querida para mí”, expresó la mujer.

 

Analía es diseñadora urbana (City Planner en inglés) y se desempeñó por varios años en el municipio. También trabaja en una ONG y con emprendimientos propios:  “Tengo una pequeña empresa de empanadas y una cocina comercial incubadora a quien se las alquila a pequeños emprendedores en la industria culinaria, para que tengan la oportunidad de probar su negocio, su idea, a precios accesibles, en definitiva, abrirle la puerta a otros pequeños negocios como yo, y verlos crecer y volar”, detalló.

 

“Mi visión hacia lo que es el gobierno local, es que debe funcionar de forma tal que el presupuesto y los proyectos sean distribuidos equitativamente en todos los sectores de una ciudad. Definitivamente, mis esfuerzos en participar activamente en las obligaciones cívicas de cualquier ciudadano influenciaron mucho en este nuevo cargo en el que fui electa, como concejal de mi distrito”, explicó Analía.

En su caso, Analía cumplirá con este cargo sólo por un año, ya que está reemplazando a un exconcejal que electo para otro cargo, en el Senado del estado. La ciudad de Salt Lake se divide políticamente en 7 distritos. Cada distrito, tiene un representante o concejal. El consejo deliberante tiene en total 7 concejales.

“Los otros 6 concejales debían debatir y elegir al reemplazo el pasado enero. 20 personas nos postulamos y me eligieron a mí, por unanimidad de votos. El concejo deliberante buscaba claramente ciertas calificaciones para el cargo, y la ventaja que tuve sobre el resto de los candidatos fueron, mi experiencia de 8 años en la municipalidad como diseñadora urbana, el claro conocimiento de los procesos legislativos locales, y como emprendedora; además de la necesidad de tener un concejo deliberante con representantes con perspectivas diversas como el género y también la etnia. Salt Lake City, se enorgullece de ser una ciudad cosmopolita, de ser diversa y de ser acogedora de personas de culturas diferentes. Y el consejo vio en mí una oportunidad de realmente demostrar esto, más la oportunidad de poder llegar con más facilidad a otros hispanos e inmigrantes que se vean reflejados en mí; que, además, conforman casi 25% de la comunidad”, detalló la concejal.

“Aquí, es un poco menos común que allá en Argentina, el hablar de política todos los días, y la participación en política, de residentes hispanos o inmigrantes no es muy alta. Es algo que queremos revertir; ya que las decisiones que debemos tomar como concejales, solo son mucho mejor si los vecinos expresaran sus inquietudes y también cuales proyectos o legislaciones son bienvenidas y beneficiosas para ellos y sus barrios”, agregó Analía.

En cuanto a la participación de las mujeres en política y espacios de liderazgo, Analía reconoció: “Me alegra mucho oír en las noticias que hay un crecimiento de las mujeres en este aspecto. En especial porque recuerdo de los años que viví allá había mujeres ya en puesto de liderazgo. Ya había directoras de hospitales como mi mama, directoras de escuelas, concejales, políticas, dueñas de empresas etc. Qué bueno que la semilla fue plantada y ahora se ven aún más frutos; y las mujeres se están animando aún más a participar y a hacer escuchar sus voces. Tener esos ejemplos mientras crecía, creo que me hicieron internalizarlo, y se me hace natural liderar mis pequeñas empresas y liderar como concejal. Realmente, gracias a Río Grande”, expresó finalmente, la concejal Valdemoros.