Actualidad

Llegó a Ushuaia una expedición en velero que fundó una biblioteca en la Isla de los Estados

El velero oceánico Galileo de la fundación Malvinas Argentinas de Bahía Blanca arribó ayer a Ushuaia,  punto final de una travesía de 18 jornadas que incluyó un paso por Isla de los Estados, donde la expedición de siete tripulantes fundó una biblioteca temática en el mítico Faro del Fin del Mundo.

 

USHUAIA.- El velero oceánico “Galileo” de la fundación Malvinas Argentinas de Bahía Blanca arribó ayer a la ciudad de Ushuaia,  como punto final de una travesía de 18 jornadas que incluyó un

paso por Isla de los Estados, donde la expedición de siete tripulantes fundó una biblioteca temática

en el mítico Faro del Fin del Mundo.

La embarcación de 11 metros de largo amarró en el muelle del club náutico AFASyN, donde fue

recibida por un grupo de veteranos de la guerra de Malvinas, en medio de una jornada ventosa

pero soleada en la capital fueguina.

El jefe de la expedición y dueño del barco es Nilo Navas, un profesor de economía y ex integrante

de la tripulación del Crucero General Belgrano, hundido durante el conflicto bélico con Gran

Bretaña de 1982.

Navas se mostró emocionado por la culminación de la aventura que había comenzado el 14 de

enero en el puerto de Ingeniero White, y que se demoró seis días por cuestiones meteorológicas y

porque el Galileo tuvo que auxiliar a otra embarcación en alta mar.

El Galileo también enfrentó sus propias tempestades: cerca de Puerto Deseado, un viento de frente los hizo retroceder 50 kilómetros y los obligó a guarecerse un día en el puerto, mientras que ingresando al Canal Beagle, otro temporal con ráfagas de 80 nudos, los forzó a detenerse en Bahía Aguirre.

Cuando la expedición llegó a Isla de los Estados, los tripulantes realizaron una procesión de un kilómetro en medio de turbales y ascendieron hasta los 60 metros de altura en que se encuentra el Faro del Fin del Mundo, para fundar la biblioteca Héroes de Malvinas 1982.

“Dejamos 150 libros relacionados con temas de soberanía que nos donaron desde todo el país y del exterior. Fue una experiencia inolvidable”, recordó Navas.

Regresarán a Buenos Aires el domingo en un vuelo de línea, mientras que la embarcación permanecerá en el muelle donde está anclada, hasta el año próximo en que tendrá lugar una nueva aventura cuando los mismos expedicionarios intentan llegar hasta la base Esperanza, en la Antártida Argentina.

 

El velero oceánico “Galileo” de la fundación Malvinas Argentinas de Bahía Blanca arribó ayer a la ciudad de Ushuaia