Policiales

Una mujer dice que su pareja y su hijo están detenidos  injustamente por el homicidio de Juan Carlos Lucena

Se trata de la pareja de Alberto Omar Torres y de la madre de Leandro Acuña, quienes están detenidos acusados de ser presuntos encubridores del asesinato. La mujer explicó que sufre hemorragias y que el día de la detención, Torres estaba sacando prendas de vestir manchadas con su sangre.


RIO GRANDE.- Claudia Dufour es la pareja del imputado Alberto Omar Torres de 45 años y madre de Leandro Emanuel Acuña de 23; los primeros detenidos en el marco de la investigación, en un departamento de las inmediaciones después que Torres sacara la basura con telas manchadas con sangre. La mujer concurrió ante la Justicia con documentación médica que da cuenta que sufre de hemorragias.

Claudia se manifestó conmovida por la situación que vive su familia “los vinculan a raíz de una bolsa de basura que sacó mi marido, con apósitos míos, porque yo el día anterior había tenido hemorragias y no tenía toallitas, y lo dejamos en la basura y el domingo mi marido al tirar la basura se encuentra con todo esto, allanan mi casa y encontraron un toallón positivo en sangre, que era con el que me higienicé, me lavé, y quedaron como sospechosos como cómplices”, expresó, presentándose ante la Justicia para ofrecer documentación médica como prueba en ese sentido.

Torres y Acuña fueron los primeros de los seis detenidos en la causa, cuando el primero de estos sacó una bolsa de basura a pocos metros del escenario del crimen, ya que viven en un departamento de Aeroposta 415, sucediendo el hecho en el patio interno de Aeroposta 453.

Allí al ser encontrados efectos con sangre, en la basura, fue demorado y su casa allanada, señalando los investigadores tener indicios de testigos de que los autores del hecho pudieron pasar por esta vivienda “a lavarse”.

En la causa ningún testigo hace alusión directa a esta situación e incluso un testigo refiere que ambos atacantes se separan en su huida antes de llegar al pasillo de la tira donde se encuentra el departamento de esta familia.

“Ellos declararon y están tranquilos y están esperando el ADN”, refiere Claudia quien a diario visita a su pareja en la comisaría Primera y a su hijo detenido en la comisaría Tercera “uno no deja de estar asustado porque nos encontramos en una provincia que no conocemos, con leyes que no conocemos, no sabemos como es la Policía acá. Si bien ellos están siendo bien tratados, pero mi marido sufre gastritis nerviosa y es todo un trance esto”.


Secuelas familiares

Además de la detención de dos de sus integrantes, esta familia  sufre importantes secuelas en su vida doméstica, “mi marido, el lunes se tenía que presentar a trabajar en una empresa de transporte. Un trabajo que estábamos esperando mucho, y le dijeron que no se lo van a dar, a la par perdió también el trabajo de construcción que venía haciendo y ahora el propietario de esta casa nos envió una orden de desalojo porque tiene queja de los vecinos y a raíz de esto no quieren que vivamos acá”, señaló Claudia.

Respecto de los dos jóvenes indicados como autores del homicidio, la mujer agregó, “no conocemos a nadie, acá conocemos muy pocas personas, con las que trabajamos. Hace 8 meses que estamos acá, los chicos que cometieron el delito no sabemos quiénes son, ni siquiera el hombre que falleció y que vivía acá en el barrio lo conocíamos”, dijo respecto de Lucena.

“El problema son los chicos”, dijo respecto de sus otros dos hijos menores, “están muy afectados, los papás no los dejan juntar con sus amiguitos, van a la plaza los señalan, murmuran. A mi hijo le tuve que quitar el celular porque no quiero que vea las noticias y novedades que le mandan por WhatsApp, y estamos esperando una resolución para que mi marido salga con falta de mérito, y a mi hijo no sé cómo lo tienen vinculado ya que no tenía nada en común con estas personas”, concluyó a la espera de la resolución del juez Daniel Cesari Hernández, que podría conocerse hoy.

LOS OTROS IMPUTADOS: En la causa hoy se resolvería la situación procesal de los dos principales imputados;  Javier Eduardo Acosta de 24 años y Facundo Oscar Mancilla de 23, quienes enfrentan la acusación de homicidio doblemente agravado. Asimismo también están los señalados Torres y Acuña como “encubridores” y finalmente también se resolverá la misma situación de Franco Mancilla, hermano de uno de los acusados del homicidio, y Rodrigo Sebastián Machao; quienes estaban dentro del departamento de calle Luisa Rosso donde se allanó encontrándose pertenencias de la víctima. 

La mujer habló con El Sureño y se manifestó muy preocupada por la condena social que sufren.