Deportes

Canapino: “Nunca me desesperé”

BUENOS AIRES (NA).- “No lo puedo creer”, fueron las primeras palabras de Agustín Canapino al bajarse de la Chevy alistada por su padre, Alberto, tras lograr un acontecimiento casi imposible: remontar desde el fondo y firmar su tercer título en Turismo Carretera.

Ya en frío, y con las revoluciones bajas, el arrecifeño, también campeón en 2010 y 2017, realizó un análisis un poco más profundo del momento crucial y del épico desenlace, que lo encontró cruzando la meta 2°, detrás de Alan Ruggiero.
“Para ser campeón no es solamente andar rápido, sino tener una buena capacidad de análisis para prevenir las cosas. Sumada la suerte. Traté de mantener la calma en todo momento, era fácil irse afuera. Nunca me desesperé”, aclaró
“Toda la mala suerte que tuve en el Súper TC2000 y en el Top Race con las roturas y el toque con Urcera en la serie parece que volvió todo a favor. La vida es así y nunca hay que darse por vencido”, agregó el arrecifeño, quien viajó a Estados Unidos.
Después de un domingo en el que debió abandonar en su serie luego de un toque con José Manuel Urcera, el arrecifeño partió desde el fondo la final y con el segundo lugar obtenido se coronó campeón del Turismo Carretera en San Nicolás.
Canapino tuvo poco tiempo para celebrar el tricampeonato de Turismo Carretera. Es que rápidamente tuvo que emprender viaje hacia Estados Unidos, más precisamente a Daytona Beach, para probar hoy por primera vez el Cadillac DPi-V.R del Juncos Racing, auto con el cual disputará las clásicas 24 Horas de Daytona en enero próximo, tal como fue confirmado pocos días atrás.