Actualidad

Pasó un sistema de baja presión, y causó estragos

Jorge Arias es meteorólogo, uno de los pocos en la ciudad. Después de los chubascos, las nevadas y ventarrones, explica en esta nota, por qué se volvió tan loco el tiempo. Además, la buena noticia, es que entrando en el finde, habrá serias mejoras en las condiciones climáticas.

La nevada en Río Grande, el lunes entre las 2 y las 5 de la tarde. (Foto: Damián Flores).

RIO GRANDE.- Jorge, se dedica hace varios días a preparar el pronóstico meteorológico para la FM Radio Fueguina. Aunque parezca una locura, él asegura que el comportamiento del clima riograndense es más que predecible. “Aunque a todos, el viento del fin de semana los tomó por sorpresa, yo había emitido ya un alerta”, admitió. Y dijo que luego de las nevadas, el próximo fin de semana, las condiciones climáticas mejorarán radicalmente.

“Básicamente el lunes fue un día día atípico, histórico incluso”, aseguró Jorge. Lo histórico tiene que ver con la cantidad de agua que cayó, equivalente a lo esperable en un mes completo: “Ha superado las expectativas de precipitación que estimábamos. Comparando los meses de octubre de años anteriores, no llovía de esta manera desde el año 2005; hace unos trece años, siempre hablando del mes de octubre. Hemos tenido otros records mensuales, pero en otras épocas y otros meses del año”, detalló el meteorólogo.

Si bien estaba previsto que haya precipitaciones, la sorpresa fue la intensidad y la aparición de nieve en plena primavera: “El fenómeno fue consecuencia de la ubicación de un frente de baja de presión en el norte de la provincia de Tierra del Fuego, que trajo viento del sector Noreste; además, el ingreso de humedad desde la zona marítima hacia el continente. Entonces, el día lunes amanecimos con la influencia de ese sistema, luego este sistema se desplazó y en ese desplace se inició la rotación del viento al sudoeste, donde alrededor de las 2 de la tarde ingresó el viento frío del sector sudoeste, y produjo un contraste térmico, con lo que suelen ser las precipitaciones del noreste, entró otra masa de aire y produjo nevadas que duraron dos o tres horas continuas”, explicó Arias.

Además, el meteorólogo destacó que fenómeno fue privativo de Río Grande, ya que no se dio así en Ushuaia, Tolhuin, ni en Río Gallegos: “Fue algo puntual de Río Grande, también debido a que esta es una ciudad muy vulnerable, ya que está muy pegada a la costa y no tiene resguardo geográfico”, dijo.

Un sistema de baja presión siempre implica formación de nubes que generan precipitaciones, es algo que está asociado al mal tiempo. Los sistemas de alta presión, contrariamente, se asocian al buen tiempo: “Esto es lo que vamos a tener aquí en Río Grande a partir del jueves. Donde vamos a tener un sistema de alta presión en lugares cercanos a la ciudad. Esto traerá buen tiempo, ascenso de temperatura, poco viento, cielo abierto con sol: todo lo contrario al otro. Si bien estamos todavía influenciados porque todavía tenemos vientos del sudoeste, está previsto que a partir de hoy a la tarde, ya ingresando al jueves mejores las condiciones, haya temperatura en aumento, y otras condiciones mejores”, pronosticó Arias.

Según explicó Arias, esta aparente locura climática es tan inevitable, como predecible: “Lo que hacen estos sistemas de baja y alta presión, es fluctuar: se desplaza uno, entra otro, pero siempre hay uno afectando la situación meteorológica”, sostuvo. Y concluyó: “Esas son las causas; y las consecuencias son los parámetros que observamos diariamente, la temperatura, el viento, las precipitaciones”.