Deportes

Los Pumas tuvieron un tiempo de novela, otro de terror

SALTA (NA).- Con un tiempo de novela y otro de terror, la Selección argentina masculina de Rugby, Los Pumas, no pudo anoche en Salta lograr su objetivo de llegar al podio del Championship por primera vez en su historia, al caer por 45-34 frente a Australia, luego de haber tenido una ventaja de 24 puntos al descanso.

Pablo Matera encabeza un ataque de Los Pumas quienes ayer brillaron en el primer tiempo ante Australia y luego tuvieron un segundo tiempo de terror para quedar últimos en la competición.

En los primeros cuatro minutos del encuentro, los dirigidos por Mario Ledesma anotaron dos tries por intermedio de Pablo Matera y Emiliano Boffelli, convertidos por Nicolás Sánchez.

Hooper descontó para los Wallabies, pero Matías Orlando y Rete González Iglesias -que reemplazó a Nico Sánchez- anotaron los puntos con los que Argentina se fue tranquilo al descanso, arriba por 31-7.

Pero en el complemento todo se modificó, porque Australia levantó muchísimo su nivel de posesión y porque Argentina se dejó arrinconar contra su ingoal.

Los tries de Izack Rodda, Folau, Hayley-Petty -2- y Pocock, todos convertidos por Foley, que además sumó un penal de distancia, dieron vuelta la historia para los oceánicos.

En el medio, Rete González Iglesias había ampliado mínimamente la ventaja albiceleste con un penal, pero a la Argentina no le alcanzó.

De esta forma, Los Pumas cerraron el Championship con dos victorias por primera vez, pero volvieron a demostrar su inestabilidad, que no les permite afianzarse para luchar mano a mano con las grandes potencias.

Fue un partido raro desde lo anímico, porque empujado por los hinchas que llenaron la cancha y la ventaja que sacó al entretiempo, parecía poder encaminarse a ese hecho histórico que sería salir del último lugar de la tabla final de posiciones.

Todo hacía soñar con una fiesta completa, en todo sentido, pero Australia supo revertir su mala actuación, llevó a la mínima expresión a la Argentina.

La noche colorida terminó siendo fría para los de Ledesma, que se irá con una sensación agridulce de su primera experiencia como entrenador de Los Pumas.