Actualidad

El abogado Alejandro de la Riva dijo que uno de los denunciantes buscaba extorsionar al Intendente

El abogado Alejandro de la Riva reconoció que Damián Riva fue a buscarlo para que lo represente sobre lo que, en un principio, fue una denuncia laboral. Sin embargo, el letrado explicó que lo que estaba buscando el denunciante “era una maniobra extorsiva”.

RIO GRANDE.- Luego de que se lo haya citado en diversas declaraciones, el abogado Alejandro de la Riva se refirió a la entrevista que mantuvo con uno de los denunciantes y que estuvo relacionado con el caso Melella.

El letrado señaló que Damián Rivas le requirió la representación legal en un tema relacionado a una relación contractual pero, que luego se transformó en una “maniobra extorsiva”, por lo que no le dio curso legal a la acusación contra el Intendente.

En diálogo con El Sureño, De la Riva recordó que el denunciante se presentó en su estudio un 22 de marzo para conocer si ese estudio jurídico tomaba denuncias de corrupción contra el intendente Gustavo Melella. “Yo tomo casos y no tengo ningún problema”, le habría contestado De la Riva, según su testimonio.

El abogado dijo que, en ese momento, Damián Rivas le contó que quería denunciar a la Municipalidad de Río Grande porque había realizado un trabajo que no había cobrado. Agregó que en ese momento el hombre se había presentado en su estudio sin ningún papel que avale nada y sólo se valía por su palabra.

Ante esta situación, Alejandro de la Riva, quien es un reconocido abogado en la ciudad por haber participado de casos resonantes, dijo que, desde su estudio, se confeccionó una nota de presentación en base a los dichos de esta persona con relación a un supuesto trabajo que el denunciante habría realizado en el Espacio Tecnológico y que no le habían abonado por esas labores y que, además, lo había echado.

Luego de esa presentación habría pasado un tiempo hasta que la Municipalidad se comunicó con el estudio jurídico para aclarar esta situación. “En ese momento yo me encontraba en Misiones así que fue mi socio (doctor Miguel Gutiérrez) el que se presentó en la Municipalidad y mantuvo una reunión con Gabriela Castillo”, recordó De la Riva.

En esa reunión, la funcionaria le habría presentado al socio de De la Riva cierta documentación que avalaba que el trabajo que había realizado Damián Rivas se había abonado en diciembre. Además, la funcionaria explicó que no se lo había recontratado porque el obrero había golpeado a Aníbal Escobar, otro empleado que trabajaba en el lugar.

A su regreso, el abogado Alejandro de la Riva le pidió a su representado, Damián Rivas, que lo acompañe al municipio para aclarar la situación con Gabriela Castillo; pero el denunciante se habría negado aunque, en esta oportunidad, sí se presentó Alejandro de la Riva quien también habló con Gabriela Castillo. En la oportunidad, la Secretaria de Obras Públicas del Municipio, le facilitó copias de la documentación que avalaba el pago de los trabajos que realizó Damián Rivas y que fueron abonados en diciembre de 2017, más precisamente el 25 de diciembre de 2017.

Un cambio de rumbo

Según Alejandro de la Riva, esta situación le fue comunicada a Damián Rivas quien se habría quedado sin argumentos para cobrar supuestas deudas del Municipio por los trabajos realizados. Sin embargo el denunciante le habría aclarado al abogado que lo que quería, en realidad, era cobrar por unos mensajes íntimos que se habían estado mandando con el Intendente a lo que De la Riva le habría contestado que “este estudio no se dedica a la extorsión”.

En este marco, De la Riva aclaró que lo que estaba buscando el denunciante “era una maniobra extorsiva”.

Respecto de los mensajes de texto que se habrían mandado el denunciante con el Intendente el profesional señaló que “son mensajes privados que no me interesan”.