Actualidad

Cáncer de mama: Un mismo fin, la prevención y detección precoz

El director médico de Lalcec en el país, Antonio Lorusso, brindó ayer en el auditorio de Osde en Río Grande una charla abierta a la comunidad sobre “Cómo prevenir el cáncer de mama”; hoy lo hará en Ushuaia. “El primer y más importante hábito de prevención es dejar de fumar”, afirmó.

La charla auspiciada porFundación Osde, Lalcec Río Grande y el Municipio de la ciudad, fueabierta a la comunidad.

RÍO GRANDE.- En el marco del mes de sensibilización sobre el Cáncer de Mama, se realizó ayer en el auditorio de Osde en Río Grande la charla sobre “¿Cómo prevenir el cáncer de mama?”, a cargo del director médico del Lalcec a nivel nacional, Antonio Larusso.

La charla auspiciada por Fundación Osde, Lalcec Río Grande y el Municipio de la ciudad fue abierta a la comunidad con el propósito de llevar información que apunta a la prevención y detección precoz de la enfermedad. Además se repetirá este jueves en Ushuaia también en el edificio de Osde (San Martín 1055) desde las 18.30.

“La medicina avanza tantocomo que hoy los tratamientos son menos agresivos, la calidad de vidade las personas mucho más”

En diálogo con El Sureño, el doctor Antonio Carusso señaló que la información sobre prevención “nunca es suficiente, la información es un arma muy poderosa que sirve para el diagnóstico y el tratamiento temprano de todas las enfermedades y del cáncer en particular”.

El médico, que además es master Ilustre de la Ginecología Latinoamericana y master ilustre de la Mastología Argentina, afirmó que “el cáncer de mama tiene una prevención, y todo el mundo entiende como prevención sacarse una mamografía, pero en realidad hay dos tipos de prevención: primaria y secundaria”.

“La prevención primaria es qué cambio de hábitos o que hábitos podés tener para no tener una enfermedad, y prevención secundaria es si pese a todo ello tenés la enfermedad, en este caso el cáncer, qué podes hacer para detectarla de manera temprana”, explicó.

Asimismo precisó que “a algunos no les gusta esto porque dicen la mamografía es prevención, la prevención secundaria así como el papanicolau y la colposcopía, o la colonoscopía, cualquier estudio radiográfico de próstata o pulmón es para la detección temprana”; sin embargo agregó que “son estudios de detección pero no es para que no aparezca la enfermedad”.

En este orden expresó que “cuando hablamos de la detección primaria hay cosas que sirven para toda la población, siempre las comunidades más informadas viven más, tan simple como eso. Hay que enfocarse en primer lugar, el hábito de prevención más importante es dejar de fumar y tampoco usar el cigarrillo electrónico que está prohibido por la ANMAT. No hay que asustarse del cáncer, hay que asustarse de las tabacaleras que te pisan, te aplastan”.


“El desafío de losginecólogos es que decimos siempre nos vienen las mismas pacientesal consultorio y queremos que vengan las que no vienen”

Entre los hábitos primarios de prevención también mencionó “evitar el humo de segunda mano en casa y meterse los ciudadanos en las políticas ciudadanas para que las tabacaleras no nos aplasten, para que no pongan en las cartillas el cigarrillo mata y el adicto no le da ninguna importancia a esa información”.

Además destacó la alimentación saludable como otro punto fundamental de prevención. “La alimentación es importante, la obesidad medida a través de la circunferencia abdominal, hace que la vida sea más corta en los que son obesos que en quienes no lo son, pero hay otra industria que es la de los alimentos, de los dulces, las bebidas edulcoradas”, dijo.

Lorusso aseveró que “la población está tomando nota de esto y hay leves cambios, tiene que mantener un peso saludable. Hay poblaciones como Japón que tiene 3% de obesidad, nosotros estamos en el 28%”.

Otro de los puntos a tener en cuenta es la actividad física. “Las poblaciones más sedentarias viven menos, las poblaciones que cumplen con actividad física regulada, aeróbica, anaeróbica, de cualquier forma de deporte, vive más porque tienen no solo menos enfermedades cardiovasculares, tienen menos cáncer”, manifestó.

Por otro lado se refirió a algunos mitos de la enfermedad. “El cáncer de mama no es genético, el 70% de las mujeres que tienen cáncer de mama no tienen antecedentes familiares, el 15% o 20% tienen antecedentes familiares e importa como una referencia que el médico investiga pero nada más que eso”, subrayó.

Y aseguró que cuando los métodos de prevención no alcanzaron se utilizan las armas que da la medicina: “Para la mama no hay nada superior a la mamografía, que detecta un cáncer cuando con una lupa tenemos que verlo, la paciente no lo toca, puede tener un cáncer inicial y la mujer tratada en ese momento tiene posibilidad de curarse en el 90% de los casos”, explicó.

Otro de los puntos consultados fue el autoexamen mamario. “Sirve pero ojo que los Gobiernos se apoyan mucho en esto para las políticas de ahorro en salud, y el autoexamen detecta el cáncer en estadios que no siempre son iniciales. Está muy bien que se haga, la mujer pregunta habitualmente para qué me toco si yo no entiendo, pero vos no tenés que entender, tenés que aprender a saber qué es no tener nada porque te conocés, si alguna vez encontrás algo distinto cuando te tocás entonces ahí consultas”.

Respecto a la actualidad del país y la incidencia de número de casos en relación a la población, el médico expresó que “Tierra del Fuego está en un nivel promedio de lo que pasa en la Argentina, un porcentaje que es bastante bueno a la par de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza”.

En cuanto a la edad en las que las mujeres deben comenzar a hacerse mamografías, señaló que “hay un tema importante que es la indicación del médico que decimos a partir de los 40 años, el Estado dice a partir de los 50 y hay una razón fundamental” dijo y explicó que “si se hace solo a las mujeres de 50 años y más se hacen solo 4 o 5 millones de mamografías, y si es desde los 40 años son 8 o 9 millones, hay que soportar esa carga en dinero”.

El médico, que trabaja para Lalcec desde hace más de 15 años y tiene varias décadas como profesional y toda la vida dedicada a la actividad asistencial, aseguró que “una de las cosas que más da placer es hacer cosas que tienen que ver con las organizaciones civiles, en este caso siempre Lalcec me impactó, tiene 97 años en su trayectoria, se dispone hacia el centenario dentro de muy poco tiempo y fue creada por la señora de un oncólogo que todos conocen el nombre de Ángel Roffo por el nombre de un Hospital de Buenos Aires, y la señora Helena La Roque de Roffo es la fundadora”.

“La medicina avanza tanto como que hoy los tratamientos son menos agresivos, la calidad de vida de las personas mucho más”, cerró.

“La información es un arma muy poderosa que sirve para el diagnóstico y el tratamientotemprano de todas las enfermedades y del cáncer en particular”

Por otro lado, Pablo White de Lalcec Río Grande destacó la labor de la organización a nivel nacional y local entendiendo que “esto habla mucho de que Lalcec trabaja a través de la prevención a nivel federal. Se debe trabajar constantemente fomentando la prevención con buena información y concientizando a la gente de que se tiene que hacer los estudios primarios y preventivos, esa es la labor que como parte de la sociedad civil tenemos día a día y es un trabajo voluntario”.

La oncóloga Marina Allen, también integrante de Lalcec y de Osde, remarcó que en Tierra del Fuego “tratamos de que las mamografías se hagan a partir de los 40 años, tenemos una pirámide poblacional con mucha cantidad de gente joven y poca gente mayor, esto tiene que ver con la inmigración de la provincia por eso hacemos mucho hincapié que la mamografía sea a partir de los 40 años porque se dan muchos casos entre los 40 y 50”. Asimismo precisó que “hay dos mamógrafos digitales en la provincia, uno en el Hospital de Río Grande y otro en Lalcec Ushuaia además de otros dos analógicos”.

Finalmente la médica ginecóloga Silvia Schmidt, del Municipio de Río Grande, señaló que “el desafío de los ginecólogos es que decimos siempre nos vienen las mismas pacientes al consultorio y queremos que vengan las que no vienen, hay una población que se súper controla y se cuida y hay otra que se queda afuera, a veces por la falta de acceso a salud por dificultades, pero todavía tenemos muchos problemas de mitos y de creencias”.

Entre ellas mencionó que “el creer que si me dicen que tengo cáncer ya es tarde o se va a desparramar por todo el cuerpo, si me tocan y empeora, cosas que se escuchan habitualmente en pacientes jóvenes que tienen estas creencias; por eso debemos seguir informando a la población, no solo nosotros sino también los medios, cada uno con sus cercanos, hablarlo entre mujeres”.