Sin categoría

Cómo leer las etiquetas de los alimentos

Al comprar alimentos, muchas veces caemos en uno de dos extremos: ver sólo lo atractivo del empaque; o mirar sólo el precio de cada unidad. En esta nota, algunos consejos para tener en cuenta a la hora de mirar las góndolas.

 

RIO GRANDE.- Aprender a comer saludable no es fácil. Cuando hablamos de alimentos muchas veces nos dejamos llevar por lo atractivo del packaging y sus promesas tentadoras.

Para escoger adecuadamente qué productos llevar a la mesa, en cambio debemos centrar la atención en la etiqueta nutricional. Las mismas, contienen información sobre la composición de los productos, características y propiedades nutricionales.

Además de las fechas de elaboración y vencimiento, por ley todo producto debe presentar información obligatoria:denominación del producto, ingredientes, información nutricional, peso o contenidos netos, lote de elaboración, origen del producto, importador, la forma de preparación (en caso de que corresponda), identificación del producto en el Registro Nacional de Producto Alimenticio (RNPA) y del elaborador en el Registro Nacional de Establecimiento (RNE). La ausencia de algunos de estos datos, especialmente de RNPA o RNE, implica que el alimento no está autorizado para su comercialización.

La etiqueta también debe contener los ingredientes del producto y la información nutricional. Los ingredientes, aparecen en el rótulo por orden descendente según su concentración, el primero que se encuentra siempre está en mayor proporción y el último en menor.

En cuanto a la información nutricional, los datos proporcionados corresponden a la cantidad de una única porción. El tamaño de la porción y la cantidad de raciones totales por paquete, también aparecen en la etiqueta.

Se debe leer el peso neto y el tamaño de la porción, (que a su vez incluye el valor calórico) y luego el listado de nutrientes. En la columna de porcentajes de requerimiento diario (en la etiqueta figura como “% VD”) se podrá observar, según su contenido, qué nutrientes -como proteínas, carbohidratos, grasas vitaminas y minerales- aporta ese alimento y sus proporciones.

Si bien la información de la etiqueta es útil, para que realmente podamos aprovechar su información y elegir productos adecuados para nuestra salud, es necesario saber cuáles son las necesidades de energía y nutrientes propias, dependiendo del ciclo biológico, sexo, edad, estatura y peso. Para ello, es recomendable consultar con un licenciado en nutrición, y diseñar un plan alimentario personalizado y adecuado para cada estadio biológico.

 Las etiquetas con información nutricional, son obligatorias por ley.