Actualidad

Para los casos de cáncer más frecuente “tenemos la posibilidad de hacer una detección precoz”

RIO GRANDE.- El 4 de febrero de cada año es jornada de concientización sobre el cáncer y fue establecida como una jornada para difundir cuáles son las acciones que deben encararse para reducir la mortalidad por esta enfermedad.

Carrefour

El Sureño, mantuvo una charla con el Jefe de Oncología del Hospital Regional, doctor Orrego Cáceres Aido, médico oncólogo (MN 2596), quien brindó importantes consejos sobre la posibilidad de una detección precoz, con todos los medios que tiene el nosocomio local.

El doctor Orrego dijo que “hoy sabemos que hay tres enfermedades que son muy comunes: Cáncer de mama, cáncer de cuello útero y cáncer de colon que, biológicamente, por el modo de presentación se las puede detectar en forma precoz con una consecuencia real en el tratamiento. Por ejemplo, un tumor en la glándula mamaria de dos centímetros, tiene muchas altas posibilidades de curación que un tumor encontrado en una etapa más grande”.

En el caso del cáncer de colon, el especialista indicó que “entre que uno detecta un pólipo benigno, que es como un granito que aparece dentro del intestino, que solamente lo podemos ver a través de una endoscopia, y se transforma en cancerígeno generalmente pasan 5 años y a veces más. Entonces ahí podemos analizar que con estudio simple, como una endoscopia, lo encontramos lo extirpamos sin necesidad de una cirugía mayor, a través de un procedimiento muy simple y nos ahorramos una enfermedad tan grave”.

Al hablar del cáncer de cuello de útero, puntualizó que “desde que somos chicos escuchamos hablar del Papanicolao. Lo que se hace es un raspadito de células de cuello del útero de la mujer. Es un procedimiento muy simple, puede generar un poco de incomodidad pero ni siquiera duele. Esas células que uno raspa, se mandan a analizar, se hace un estudio citológico. Si detectamos células anormales, podemos detectar precozmente un cáncer de cuello uterino”.

“El cáncer de cuello de útero es terrible porque afecta a mujeres muy jovencitas, porque se genera a partir del contagio de un virus que se llama HPV, y si la mujer no lo detecta a tiempo, cuando la enfermedad está muy avanzada, el tumor está muy grande, o cuando la mujer ya viene porque está sangrando cuando tiene relaciones, porque nota cosas anormales dentro de su cuerpo es porque ya el tumor está grande. Lo ideal es que cuando la mujer comienza a tener relaciones sexuales venga al ginecólogo, un oncólogo o un clínico, y hacerse un examen, por lo menos cada dos o tres años”, indicó el doctor Orrego.

Recordó el especialista que “si hay antecedentes en la familia, donde la hermana o la mamá tuvieron algún cáncer ginecológico, le recomendamos a cada mujer hacerlo una vez al año. Venir a buscar asesoramiento al médico estando sanas. Uno por ahí cuando tiene alguna duda consulta a un profesional algún contador, arquitecto, abogado, lo que sea, y acá con el médico tiene que ser así”.
Recurrir al médico

El Jefe de Oncología aconsejó “hacerse a partir de los 50 años, un chequeo con el médico clínico, con el gastroenterólogo, con el oncólogo, realmente da resultados. Siempre hay algún pesimista que me dice doctor, yo tenía un pariente que era deportista, era sano, no fumaba y le vino cáncer. Y es verdad, hay muchos tumores para los que hoy en día no hay métodos preventivos, ni siquiera de detección precoz, pero por suerte para los más frecuentes, como son cuello del útero, mama y colon, si existe y en Río Grande tenemos la posibilidad de hacer una detección precoz”.

El doctor Orrego dijo que “hay un estudio sociológico que se publicó hace poco en Buenos Aires que analizaban porqué la gente no venía al Hospital para hacer la prevención y la conclusión es que el pensamiento de la gente era que le estaba robando el turno a una persona que lo necesitaba más. No voy al médico si me siento bien, porque por ahí le estoy sacando la oportunidad que vaya al médico a una persona que necesita más que yo; ese es el pensamiento que tenemos que cambiar. En realidad lo ideal es que la persona venga sintiéndose bien y se haga lo que le ordene el médico, una vez al año un estudio que le hagan falta”.
Recomendación de chequeos

En el caso del cáncer de colon, el doctor Orrego dijo que “hay dos tipos de poblaciones. Si hay antecedentes en la familia, ellos tienen que empezar más jóvenes a hacerse los estudios. Aquellas personas en general que no tiene factores de riesgo, a partir de los 50 años, hay que hacer el análisis de materia fecal. Si en ese análisis se encuentra alguna anormalidad especifica, le mandamos a hacer una endoscopia. Es un estudio más invasivo pero generalmente para que no duela se hace bajo sedación, es decir, se lo duerme al paciente se hace el estudio completo y cuando se despierta ya está listo”.

En cuanto al cáncer de mama, la mamografía “es recomendable hacer a partir de los 40 años, una vez al año o una vez cada dos años. Pero las mujeres que tienen un antecedente familiar, se lo tiene que hacer más seguido. Se recomienda comenzar diez años antes del caso más joven de cáncer que hubo en la familia. Es decir, si tuvo una tía con cáncer de mama a los 30 años, entonces es conveniente que las mujeres de esa familia empiecen a los veinte a hacerse los controles”.
La contención familiar

El Sureño consultó al doctor Orrego si la depresión es potencial para acelerar la enfermedad del cáncer. Al respeto, dijo: “Hay un término que se puso de moda, que se llama resilencia, que quiere decir, ante un obstáculo que te pone la vida, como una enfermedad que puede ser cáncer, la capacidad que tiene el ser humano de intentar sobreponerse al mal momento que está pasando. Nosotros siempre recomendamos que los pacientes con cáncer deben tener un apoyo psicológico y emocional de la misma familia. O espiritual inclusive, porque los pacientes que tiene deseos de vivir y de luchar contra la enfermedad, siempre tienen mejores resultados que los pacientes que bajan los brazos y que no quieren luchar más. Está estrechamente relacionado el resultado que va a tener un paciente con un tratamiento oncológico acorde a su estado anímico y al optimismo”.
Hay medios en Río Grande

El Jefe de Oncología, destacó que en el Hospital Regional Río Grande, “tenemos los medios para que la gente venga a hacerse los chequeos, especialmente en las tres enfermedades de cáncer que estuvimos hablando que son colón, de mama y de cuello uterino”.

Y, al hablar de la prevención dijo que “es muy simple, es lo que nos vienen enseñando los colegas cardiólogos hace más de treinta años, que es tener un estilo de vida saludable, no solamente previene el cáncer sino también un segmento de enfermedades relacionadas como la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad”.

Aconsejó que “comer sano y tener un porcentaje de grasa corporal bajo”. Sobre esto último puntualizó que “eso lo puede detectar cualquier persona en su casa fácilmente, midiendo el diámetro que tiene el abdomen al nivel del pupo. Cuando ese diámetro está grande, hay mayor riesgo de enfermedades cancerígenas y cardiológicas. Es decir, no hace falta grandes métodos de alta complejidad sino uno simplemente se mira el abdomen y sabe si está con mayor o menor riesgo”.

Otros consejos que brindó es “no ser sedentario, hacer actividad física, venir al médico y hacerse análisis de vitamina D, porque si está bajo debe tomar un suplemento. Y hacer cosas que no sea implemente trabajar y evitar el stress”.

 

LA PREOCUPACION

El doctor Orrego dijo que en Río Grande “lo que veo es que cada vez la gente se preocupa que tiene más gente conocida a un familiar que padece cáncer. Es como que hoy en día se nota más que hay más casos de esta enfermedad. Veo mucha preocupación de la gente sobre la contaminación del agua, del ambiente, de las fábricas. Nos preguntan a nosotros de donde puede venir la mayor incidencia de cáncer”.

Sostuvo que “en el caso nuestro, que vivimos lejos de la incidencia de los rayos solares, lo que hace es que tengamos menos producción de vitamina D en el cuerpo, lo que es contraproducente, porque en estudios que se hicieron en países cercanos al polo norte, donde también hace mucho frío como acá, se detectó que hay muchas enfermedades por tener poco acceso al calor del sol. Principalmente enfermedades como suicidio, depresión, de los huesos y mayor incidencia de tumores malignos”.

Dijo que “lo que veo acá, a diferencia de otras provincias donde trabajé antes es que existen muchos casos de cáncer de tiroides”.

Jefe de Oncología del Hospital Regional, doctor Orrego Cáceres Aido.