Policiales

La Municipalidad decomisó 300 kilos de carne que provenía de un matadero clandestino, en Tolhuin

La carne fue decomisada por personal de Bromatología de la Municipalidad y, luego de su desnaturalización, será arrojada al relleno sanitario. La medida se adoptó porque los productos no reunían garantías de seguridad para el consumo humano. El operativo fue realizado por la Policía que dio intervención a las autoridades municipales, tras descartar un hecho ilícito.
RIO GRANDE.- Tras un procedimiento de la Policía de la Provincia en el control que existe en el destacamento José Menéndez, personal de Bromatología de la Municipalidad procedió al decomiso de 300 kilos de carne, de animales que fueron faenados en un matadero clandestino y, por lo tanto, no reunían las condiciones mínimas que exige el código alimentario.

El operativo se realizó el miércoles, alrededor de las 22:30, cuando se procedió a detectar una camioneta, que provenía de la zona sur y tenía destino a Río Grande. El rodado, un Volkswagen, era manejado por Eber Daniel Torales, de 28 años de edad, quien ante el requerimiento policial accedió a mostrar en forma voluntaria la caja del vehículo.

En el interior había varias bolsas de color blanco, las que a simple vista se observaba que contenían en su interior carne bovina trozada en cortes comerciales, determinándose una cantidad de 300 kilos. Torales explicó que la carne fue adquirida esa misma jornada en la localidad de Tolhuin.

Luego de las averiguaciones correspondientes se pudo localizar al vecino de Tolhuin, Arnaldo Eduardo Andersen, de 49 años de edad, quien le había vendido la carne por lo que se descartó la comisión de un hecho ilícito.

La carne no contaba con el sello de inspección veterinaria, lo cual llevó a determinar que la misma provenía de faena clandestina, violando así toda normativa de policía sanitaria y código alimentario. Además, se transportaba en un vehículo que no estaba correctamente habilitado.

El ingeniero Víctor Canalis, director de Bromatología, explicó que por “el sólo hecho de provenir de una faena clandestina determina, y así lo marca toda la normativa nacional y provincial, debe ser decomisado porque no hay ningún tipo de garantía sobre la inocuidad y la condición sanitaria del producto”.

Indicó que la carne no presentaba “garantía de que no tenga desde una parasitosis hasta una contaminación que lleve peligro de enfermedad para el consumo humano”, por lo tanto se procedió al decomiso de la mercadería.

El funcionario municipal agradeció la intervención de la Policía, que “ha generado estos controles, que nos da aviso y nos da participación para después nosotros hacer lo correspondiente una vez determinado el estado de la mercadería, y la deposición final de este producto, una vez desnaturalizado, en el relleno sanitario de la ciudad”.

El cargamento en la camioneta que conducía Eber Daniel Torales.
El cargamento en la camioneta que conducía Eber Daniel Torales.