Policiales

La fiscal Marchisio aseguró que se trabajará sobre la conducta de la madre de las víctimas

Es por haber facilitado que el hombre acusado de los abusos, pudiera mantener contacto con las menores a pesar de haber una prohibición ordenada por la Justicia. Consideró que pudo haber actuado por sometimiento y por ello podría mejorar su situación procesal. Por el momento se mantiene la prisión preventiva de los dos imputados.
RIO GRANDE.- El pasado martes se produjo la detención de un remisero, identificado como Ramón Argañaraz, quien fue procesado por el juez Andrés Leonelli de “abuso sexual gravemente ultrajante”, en perjuicio de dos menores de 13 y 11 años.

El detalle llamativo de este caso fue que también se procedió a la detención de quien fuera su pareja y madre de las menores por “facilitación” de ese delito, por lo que la imputación le cabe a un mismo nivel de responsabilidad penal.

Al respecto de este caso fue consultada la fiscal del caso, doctora Verónica Marchisio, quien expresó, “lamentablemente tenemos otro hecho que se repite con las víctimas más vulnerables en esta sociedad. Una investigación que lleva un año y medio y determina responsabilidad en familiares directos y el juez decidió resolver una vez producida toda la prueba”.

Sobre la calificación legal del hecho punible, la fiscal agregó que se procedió a la detención, “no solamente por la calificación de gravemente ultrajante sino por el riesgo procesal, desobedeciendo una prohibición de acercamiento a las niñas y varias citaciones que debieron llevarse a cabo de manera compulsiva porque los imputados no asistían”.
El rol de la madre

Respecto de la calificación legal que disputo el juez, la doctora Marchisio señaló, “el grave ultraje está considerado en las circunstancias de la realización en que llevó a cabo en el sometimiento de estas niñas, en cuanto al otro sujeto -la mujer- es respecto de la cooperación que dio para facilitar lo sucedido”.

Sobre el rol de la madre actualmente detenida, la fiscal expresó, “el juez valora la actitud de ese sujeto no solo en facilitar e ignorar qué cometía a sabiendas suya, de las niñas a su cargo, sino también facilitarle el contacto y que el delito se cometiera”.

La funcionaria judicial agregó que “vamos a seguir en la investigación con algunas medidas probatorias ya que el tema es muy delicado, era una familiar directo y debía proteger a sus hijos, por lo que no podemos asegurar aún que eso se sostenga en el tiempo”.

De todas maneras, la fiscal reparó en un posible atenuante que podría tener la situación de la mujer procesada, “los psiquiatras nos clarifican que también hay un sometimiento hacia la familiar de las niñas que facilitó eso, lo que aún no lo podemos descartar de plano, pero podría obrar en favor de la mujer que actuó por sometimiento”.

Finalmente, Marchisio señaló que sobre la figura impuesta por el juez resta trabajar con miras al posible juicio, “esta es la primera parte de este proceso y veremos cómo encausamos la calificación con miras a un proceso oral luego”, concluyó Marchisio.

 

La fiscal del caso, doctora Verónica Marchisio.
La fiscal del caso, doctora Verónica Marchisio.