Actualidad

Electrónicas son incluidas en “paraguas” proteccionista

Tras la implementación del nuevo Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) en reemplazo de las polémicas Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), la industria electrónica de Tierra del Fuego no tendrá inconvenientes en importar insumos para sostener sus producciones.

 

BUENOS AIRES (NA).- Con la implementación del nuevo Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), en reemplazo de las polémicas Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), la industria electrónica de Tierra del Fuego no tendrá inconvenientes en importar insumos para sostener sus producciones.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, afirmó ayer que las declaraciones juradas a la importación eran el “cepo al empleo y la inversión” y señaló que el nuevo sistema de monitoreo “va hacia un sistema de comercio inteligente”.

El funcionario sostuvo que el nuevo control de importaciones “resguarda a sectores estratégicos como textiles, calzados, autopartes, metalmecánico y juguetes cuidando de manera directa 469 mil empleos”.

El funcionario señaló que se buscará “favorecer la competitividad y facilitar el comercio exterior” y dijo que la medida está en línea “con el objetivo de Pobreza Cero establecido por el presidente Mauricio Macri”.

“Con el nuevo sistema contribuimos a reactivar la producción, la industria y el comercio. Es el mejor camino para eliminar la pobreza generando más y mejores empleos”, dijo Cabrera, tras publicarse en el boletín oficial las distintas posiciones de importación alcanzadas por las medidas.

El nuevo sistema permite gestionar licencias de manera ágil, simple y transparente y casi 1.400 productos tendrán licencias no automáticas de importación, explicó la cartera en un comunicado.

Señaló que “esto representa el 12,4 por ciento de las posiciones arancelarias, y permite monitorear a los sectores sensibles. Por su parte, el 87,6% de los productos, la mayoría de los cuales son insumos para la producción de las empresas argentinas, se podrán importar con licencias automáticas”.

Por su parte el secretario de Comercio, Miguel Braun, señaló que “las DJAI representaban una barrera arbitraria y poco transparente al comercio internacional. Lejos de resguardar al empleo argentino, contribuyeron al estancamiento de la inversión, el comercio y el empleo que sufrimos en los últimos cuatro años”.

Sólo es posible el desarrollo sostenible con reglas claras. A través de un comunicado el secretario de Industria Martín Etchegoyen, afirmó que la definición de las licencias no automáticas “surgen del diálogo permanente que estamos llevando adelante con todos los sectores productivos desde el primer día de gobierno”.

La cartera de Producción informó que las licencias no automáticas incluyen productos del sector automotriz y autopartes, motos, neumáticos, maquinarias de uso general, textiles, calzado, equipos eléctricos, maquinaria agrícola, electrónicos, juguetes, papel, plásticos, siderurgia, madera, muebles y productos químicos; entre otros.

Sin dudas trata de un claro punto de inflexión respecto a la política de administración de las compras al mundo que imperaba con el kirchnerismo, que hasta último momento utilizó a las DJAI como un gran dique de contención para frenar la mayor cantidad posible de productos, ya sean bienes de consumo final como insumos para la producción.

Por lo pronto, Macri buscó dejar en claro que no le temblará el pulso a la hora de abrir el “grifo aduanero”.

Tras advertir que el tema de la inflación “es el principal problema” que enfrenta su administración, reveló que en caso de no contar con la responsabilidad de los distintos sectores en mantener o retrotraer sus precios entonces, apelará a “abrir las importaciones” para incrementar la oferta.

Las electrónicas fueguinas podrán importar insumos para sostener sus producciones.
Las electrónicas fueguinas podrán importar insumos para sostener sus producciones.