Política

Triunfo argentino

BUENOS AIRES (NA).- El histórico triunfo político que la Argentina logró ayer en la ONU favorecerá las futuras reestructuraciones de deuda de otros países, pero tendrá un efecto nulo para frenar el accionar de los “fondos buitre”, con quienes continuará la interminable batalla legal en los Estados Unidos.

Cuando el año pasado, la ONU decidió dar tratamiento a la propuesta argentina sobre renegociaciones de deuda, el Gobierno rápidamente salió a exhibirlo como un respaldo de su reclamo y un golpe indirecto a los fondos buitre.

Sin embargo, el accionar de estos fondos especulativos continuó y siguió encontrando un terreno fértil en las resoluciones del controvertido juez neoyorkino Thomas Griesa.

En rigor, este tipo de resoluciones -más allá de haber tenido un inocultable apoyo mayoritario- tiene incidencia hacia adelante en el tiempo, ya que es imposible legislar en forma retroactiva, por más razón que asista en el reclamo judicial.

No obstante, en su mensaje en cadena nacional, Cristina Fernández aseguró que “valió la pena dar pelea y defender nuestros intereses, es un logro de los 40 millones de argentinos”.

Por ese lado, la resolución tiene trascendencia y sobre todo porque se consiguió un reconocimiento en un organismo internacional que no siempre está dispuesto a escuchar los reclamos del mundo emergente.

Tan así es que entre los seis votos negativos se encuentran varias potencias mundiales y entre ellas la principal: Estados Unidos, donde la Argentina tendrá que seguir litigando con los “fondos buitre”.

Sin ocultar su malestar, la Presidenta dedicó un párrafo a quienes votaron en contra y a quienes se abstuvieron de hacerlo, más allá de agradecer a los 136 países que apoyaron la resolución.

“Se podrán hacer cosas malas durante un tiempo pero no todo el tiempo”, dedicó Cristina Fernández a quienes rechazaron la propuesta, entre los que se encuentran además de Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Japón, Canadá e Israel.

Sobre quienes se abstuvieron, dijo que comprendía “las presiones” a las que se vieron sometidos para cambiar el voto, principalmente en la región.

Dos países del continente que se abstuvieron de votar fueron: México -que en septiembre del año pasado también lo había hecho- y Colombia, que en esta oportunidad abandonó el voto favorable para integrar el lote de los 41 países que evitaron opinar.

Por su parte, anoche la presidenta Cristina Fernández destacó la “exitosa y mayoritaria” votación que tuvo en la ONU la propuesta argentina sobre las reestructuraciones de deudas y destacó que la medida es “obra delo que nos pasó a los argentinos”.

Kicillof y Timerman durante Asamblea de la ONU.
Kicillof y Timerman durante Asamblea de la ONU.