Sabías que...

Uno de cada 10 padres dijo que aplica castigos físicos severos a sus hijos

Buenos Aires y otras capitales de la región fueron escenarios de #FinAlMaltrato, una campaña de UNICEF que busca detener la violencia doméstica hacia los chicos. Con estatuas vivientes, buscaron llamar la atención sobre situaciones cotidianas en las que los adultos reaccionan en forma violenta cuando los chicos les demandan atención.

Varias capitales de la región fueron escenarios de #FinAlMaltrato, una campaña de UNICEF que busca detener la violencia doméstica hacia los chicos. Un grupo de “estatuas vivientes” intervinieron las calles de Buenos Aires, Asunción, Santiago de Chile y Montevideo para mostrar formas habituales de violencia que los adultos ejercen sobre los chicos. Estas intervenciones fueron grabadas en simultáneo y forman parte de la campaña que ya circula en las redes sociales, con el objetivo de generar conciencia en la población y erradicar la violencia.

La plataforma de esta iniciativa es un sitio web interactivo www.hazquesedetenga.com, con contenidos para Facebook, Twitter, Youtube e Instagram, y material informativo sobre los cuatro países.
El maltrato en números

El castigo físico y el maltrato son problemáticas que involucran a los niños y las niñas de toda la región. En Argentina, 1 de cada 10 padres afirmó que aplica castigos físicos severos a sus hijos, en tanto el 65% reconoció haberlo agredido psicológicamente, según la Encuesta de Condiciones de Vida de Niñez y Adolescencia (ECOVNA). La violencia en la disciplina infantil es más frecuente en los hogares donde hay chicos y chicas menores de 12 años y afecta más a los varones, que son quienes reciben más castigos violentos. El nuevo Código Civil, que prohíbe expresamente el castigo corporal hacia los chicos de parte de sus padres o cuidadores, entrará en vigencia en agosto de 2015.

Estudios de UNICEF Chile señalan que el 71% de los niños, niñas y adolescentes manifestó que recibe algún tipo de violencia por parte de sus padres y el 25,9% que sufrió violencia física grave. En Paraguay, UNICEF advirtió que del total de niños y adolescentes, el 61% ha sido víctima de algún tipo de maltrato por parte de familiares cercanos de los cuales el 53,4% considera que el castigo es útil para la formación de los chicos. Uruguay cuenta con una ley que prohíbe el castigo físico y humillante hacia los niños desde el 2007. No obstante, los métodos violentos durante la crianza siguen naturalizados al interior de las familias: un catastro del Programa Infancia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de ese país arrojó que el 79,8% de los adultos ejerció algún tipo de violencia (física o psicológica) hacia los niños.

La campaña

Las estatuas vivientes que protagonizan la campaña #FinAlMaltrato representaron situaciones cotidianas en las que los adultos reaccionan en forma violenta cuando los chicos les demandan atención para hacer la tarea escolar o salir a jugar, entre otros ejemplos. En cada caso, las situaciones de violencia se detenían cuando los transeúntes tomaban un folleto con información sobre maltrato.

Estas intervenciones fueron filmadas en lugares públicos emblemáticos de las cuatro ciudades latinoamericanas: en Buenos Aires, las estatuas se presentaron en la peatonal Florida.

Sólo una pequeña parte de estas vulneraciones son denunciadas a la justicia, investigadas por los organismos competentes y pocos agresores son procesados. La violencia doméstica se esconde en el espacio privado, afecta a todos los estratos sociales y no se denuncian por miedo, vergüenza o porque está naturalizada a nivel social.

Formas de maltrato infantil

El Artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño expresa que “es obligación del Estado proteger a los niños de todas las formas de malos tratos perpetrados por padres, madres o cualquiera otra persona responsable de su cuidado, y establecer medidas preventivas y de tratamiento al respecto”.

La violencia contra niños, niñas y adolescentes constituye una de las vulneraciones más grandes a sus derechos humanos cometidas por los padres y/o adultos a cargo. En muchas ocasiones, el uso de métodos violentos durante la crianza se debe a la repetición de los modelos que recibieron los adultos durante su infancia, por lo que les resulta normal replicarlos.

El maltrato infantil afecta la salud física y mental, pone en riesgo la capacidad de los niños para aprender y socializar, y afecta el desarrollo afectivo y relacional a lo largo de sus vidas. Un niño agredido por alguien a quien ama afecta su autoestima y confianza en sí mismo y en los demás.

Las formas de violencia más comunes son:

Psicológica: Gritos, insultos o burlas frente a terceros, no hablar por un periodo largo, amenazas de golpes, lanzar algún objeto o encerrar al niño, niña o adolescente.

Física Leve: Lanzar objetos, tirar el pelo u orejas, empujar o zamarrear, dar cachetadas o palmadas.

Física Grave: Pegar con el puño; mordiscos; patadas; quemar con algún objeto, agua caliente o cigarro; golpes con las manos o con objetos; amenazas con armas; utilizar cuchillos para agredir al niño, niña o adolescente.

#FinAlMaltrato, una campaña de UNICEF que busca detener la violencia doméstica hacia los chicos.
#FinAlMaltrato, una campaña de UNICEF que busca detener la violencia doméstica hacia los chicos.