Policiales

Arrasador incendio

Sucedió este domingo en el sector denominado Las Raíces. Debió intervenir personal de dos cuarteles de bomberos los cuales colocaron 300 metros de mangueras para poder llegar hasta el inmueble y apagar las llamas. No hubo que lamentar víctimas ni personas lesionadas. Fue el segundo incendio en 3 días en la capital provincial.

Ayer ocurrió otro siniestro en la zona alta de Ushuaia. Los bomberos tuvieron serios inconvenientes para poder trabajar en el lugar.

USHUAIA.- Una vivienda fue totalmente destruida por el fuego en un incendio que se desató ayer en la zona alta de la capital provincial y donde tuvieron que intervenir dos cuarteles de bomberos para poner fin al siniestro.
El hecho se produjo pasadas las 14:00 del domingo en el Sector 1, Casa 2 del sector denominado Las Raíces, donde los bomberos del cuartel Zona Norte debieron subir con las auto bombas hasta el fin del camino y desde allí utilizar unos 300 metros de líneas (mangueras) de ataque para poder extinguir el fuego.
Debido a la dificultad del terreno solicitaron apoyo de los bomberos del Cuartel Central quienes dispusieron otro frente de extinción, haciéndolo por el barrio Mirador del Beagle. Estos últimos desplegaron unos 260 metros de manguera desde donde estaban las auto bombas para poder llegar hasta el inmueble siniestrado.


La Policía informó que no hubo que lamentar personas lesionada ni víctimas fatales, ya que el propietario de la vivienda, identificado como Roberto Adrián Rocca (51), resultó ileso. El hombre descendió de ese sector mientras los bomberos realizaban los trabajos de extinción del fuego.
Los daños en la vivienda fueron prácticamente totales y hasta anoche la policía científica realizaba tareas de remoción para intentar determinar las causas que originaron el siniestro.
Este es el segundo incendio en pocos días en la capital provincial, teniendo en cuenta que durante la madrugada del jueves pasado, una vivienda se incendió en el barrio Kaikén con el trágico saldo de que un hombre que estaba durmiendo, pereció instantáneamente en dichas circunstancias.