Actualidad

UNICEN restituyó restos selk’nam

Fueron devueltos el viernes y depositados en el Museo del Fin del Mundo. El pueblo selk´nam denunció que no les avisaron que los trasladarían en avión y que tampoco saben en qué condiciones fueron entregados ni a quién. “Nadie quiere reconocer que son los restos de nuestras familias”, dijo Miguel Pantoja, cuya tatarabuela y tío abuelo maternos fueron enterrados en el cementerio excavado.

Miguel Pantoja denunció que hubo mala intención del Gobierno a la hora de recibir los restos humanos del pueblo selk’nam.

RIO GRANDE.- El viernes, la comunidad selk’nam “Rafaela Ishton” se desayunó con la noticia de que los restos de los 33 ancestros exhumados del cementerio de La Candelaria, entre 2007 y 2013 por un equipo de científicos de la Universidad Nacional del Centro, fueron regresados a Tierra del Fuego. Todo ello, sin que fueran notificados oficialmente por el gobierno ni por la casa de estudios que los tenía bajo su tutela.
Se trata de 33 hombres, mujeres y niños selk’nam que vivieron en la Misión de Río Grande, cuyos restos fueron llevados a Quequén para su estudio, junto con muestras de saliva de miembros de la comunidad Rafaela Ishton.
El Gobierno provincial había autorizado el movimiento de estos restos, pero estableció que debían ser restituidos en 2017. Ante el retraso en la restitución, la comunidad hizo el reclamo y el Gobierno se comprometió a respetar su derecho de ser informados en todo momento sobre el trámite de recuperación de los restos. Sin embargo, se enteraron de la novedad a través de un grupo de whatsapp creado por el antropólogo Ricardo Guichón, responsable de la polémica campaña científica que se llevó los restos.

La comunidad resolverá los pasos a seguir de aquí en más

El mensaje recibido reza textualmente: “En el día de hoy, en los términos solicitados por la Secretaría de Cultura de la Provincia de Tierra del Fuego, hemos trasladado y entregado la totalidad de los restos óseos humanos, así como elementos que se hallaban en las inhumaciones vinculados a nuestras investigaciones en la Misión Salesiana “Nuestra Señora de la Candelaria”. Además, entregamos a las autoridades provinciales informes de los estudios realizados y copias digitales de los resultados obtenidos (bajo expediente N* 20638-JG/19). Los investigadores que participamos en este proyecto quedamos a disposición de ustedes y de las autoridades provinciales para colaborar en la restitución en las medidas de nuestras posibilidades. Este grupo de WhatsApp fue armado con aquellos con los que hemos estado en comunicación últimamente. Pedimos por favor que hagan llegar este mensaje al resto de la comunidad”.
Miguel Pantoja, uno de los integrantes de la comunidad más afectados por la restitución, denunció que hubo mala intención por parte del Gobierno a la hora de recibir los restos humanos del pueblo selk’nam. “Sabemos que la Secretaría de Cultura intimó para que Guichón entregue los restos y según nos dijo a nosotros, le pusieron como condición que no avise nada al pueblo”, explicó a “El Sureño”.
Pantoja expuso hace algún tiempo que la investigación estaba plagada de irregularidades, y que Guichón engañó al pueblo selk’nam ocultando las actas de defunción que estaban en su poder antes de iniciar las exhumaciones, allí aparecen las personas inhumadas en el histórico camposanto. De esta manera se violó el consentimiento previo, libre e informado. Pantoja es tataranieto de Paulina Shesces, muerta en 1922 en La Misión y enterrada en el cementerio de La Candelaria, al igual que un nieto recién nacido de Shesces e hijo de la bisabuela materna de Miguel, María Rosario Imperial.

Pantoja expuso hace algún tiempo que la investigación estaba plagada de irregularidades

En agosto, Pantoja puso en agenda el tema de la restitución, al denunciar que había vencido el plazo para que los científicos devuelvan los restos y tras ello, el científico Ricardo Guichón reconoció que estaban superados los plazos otorgados y aseguró que la devolución se haría en forma respetuosa. Lo mismo había comprometido la directora de Pueblos Originarios Verónica Peralta. A pesar de ello, “hace poco tiempo se realizó una reunión a puertas cerradas sin que estuvieran presentes los representantes del pueblo, les dijimos que había familiares que querían saber qué iban a hacer con los restos, y que la comunidad toda tiene que estar al tanto de todo paso previo a la restitución”, se quejó Pantoja.
Además recordó que “todo el movimiento de los restos se hizo autorizado por el Gobierno, la comunidad solo se dio por notificada, pero nunca nos pidieron permiso. Al momento de hoy siguen demostrando que a ellos no les importa que esos restos pertenecen a nuestras familias”. “¿Cómo no nos van a avisar a nosotros que están trasladando los restos de nuestros ancestros en un avión? ¿Dónde los pusieron? ¿En bolsas? No estábamos al tanto de nada y lo único que se nos ha dicho es que los dejaron en el Museo del Fin del Mundo”, lamentó Pantoja visiblemente enojado. También aseveró que “otra vez fuimos avasallados, se han vulnerado nuestros derechos fundamentales, y es completamente repudiable el accionar de este gobierno saliente”.

Esperan que formalmente se les entreguen los resultados de las investigaciones realizadas sobre los restos

Ahora, la comunidad resolverá los pasos a seguir de aquí en más. Mientras tanto, les preocupa que a pocos días del cambio de gobierno se pretenda hacer uso político de esta situación. “No vamos a permitir que después de habernos maltratado durante cuatro años quieran hacerse los buenos devolviendo los restos de 33 familiares que nunca tendrían que haber sido exhumados sin nuestro permiso y mucho menos para fines científicos irrelevantes”, dijo Pantoja.
Además, esperan que formalmente se les entreguen los resultados de las investigaciones realizadas sobre los restos.
“Soy familiar directo de dos de las personas que están o estaban enterradas allí y las leyes me amparan para afirmar que las cosas no debieron hacerse así. Se trata de los restos de 33 seres humanos, es una restitución histórica, y más allá de esto exijo disculpas públicas por todo el daño que nos provocaron”.
Pantoja advirtió que pondrá al tanto al CONICET acerca de todas las irregularidades que cometió Ricardo Guichón para sacar los restos de la provincia y conseguir lo que quería; porque esto no debe volver a ocurrir nunca más”.