Deportes

Boxing fue más que Camioneros

RIO GALLEGOS (La Opinión Austral).- El domingo, en la cancha ‘Pichón’ Guatti, la Primera de Boxing le ganó a su par de Camioneros de Río Grande por 2 a 0, con goles de De la Rosa y Nieres. Los fueguinos no se fueron muy conformes y deberán esperar la confirmación de la fecha para el juego final.

Por la final de ida del Torneo Clasificatorio en busca de un lugar en el Regional 2020, ayer, bajo la lluvia riogalleguense, el equipo de Primera del Boxing dirigido por Carlos Padín recibió a Camioneros de Río Grande.
El cruce comenzó a las 18:30 y contó con una terna arbitral integrada por Claudio Manqui, con asistencia de Andrés Gauto y Walter Romero.
Ambos plantearon un buen espectáculo, reafirmando las razones que los tienen como protagonistas en esta instancia. Camioneros dominó las acciones en buena parte del inicio, con la distribución del balón desde el mediocampo. Un Torres peligroso conseguía desmarcarse para ingresar a la zona custodiada por Martínez. Ello provocó la reacción del técnico riogalleguense, quien mediante indicaciones consiguió que los jugadores ajustaran líneas y marcas. La efectividad de la reacción no se hizo esperar y fue De La Rosa quien abrió la cuenta para el combinado local, llevando cierto alivio a la parcialidad. El juego fuerte, rozando lo antideportivo, fue cobrando protagonismo y los ánimos comenzaron a caldearse. A esto habría que sumar los gritos desde detrás del alambrado que provocaron la molestia y luego bronca de los jugadores visitantes, hasta que sonó el silbato indicando el final del primer tiempo.
En el complemento, con Boxing mejor encauzado, fueron moviendo líneas con cierta reserva esperando el momento para atacar sin descuidar el propio arco. Las tarjetas amarillas no frenaron el juego fuerte y se tornaron una constante, lo mismo que los desbordes de Nieres, acostumbrado a jugar al filo de la sanción por situación fuera de juego.
Fue a los 14 minutos cuando, mediante un tiro de esquina, el balón tocó en su trayecto la mano del jugador fueguino que intentaba interceptarla con la cabeza, pero la mala fortuna hizo que el árbitro lo advirtiera y, sin dudar, marcara el punto penal. A pesar de las protestas de los enardecidos camioneros, la decisión estaba tomada. Fue Nieres quien se acomodó para la ejecución. A la espera de la señal, tomó carrera y mandó la pelota al fondo del arco, para asegurar la victoria y preparar de la mejor manera el terreno para el partido en Río Grande.
Los golpes se incrementaron en cantidad e intensidad y las amarillas siguieron apareciendo, desluciendo la posibilidad del buen juego. Con 4 minutos de adición, cerró este cotejo que le dio ventaja a los riogalleguenses.

Lácar y La Ribera, no jugaron
La Ribera no pudo jugar el encuentro ante Lácar en Junín de Los Andes por motivos que superan con amplitud los parámetros normales.
A la hora del silbatazo inicial, las 19:00, la sede del partido estaba siendo utilizada. Se estaba desarrollando allí un torneo de fútbol juvenil local. Asimismo, tampoco estaba en el lugar el servicio médico obligatorio de un partido de esta índole.
Facundo Acosta, el árbitro de la Liga Confluencia, esperó cuarenta y siete minutos, el tiempo que demandó el final del partido juvenil en disputa. Tras la conclusión del cotejo en cuestión, el servicio médico no arribó al lugar. Por este motivo, Acosta resolvió la suspensión del partido. El Tribunal de Disciplina de la Federación Patagónica tiene la palabra.

¿Triunfo de escritorio?
No disponer de ambulancia es causal de pérdida de partido en los torneos interligas. Por ende, es sumamente probable que la victoria le sea asignada a La Ribera. La aplicación del artículo 109 del Reglamento de Transgresiones y Penas. La revancha está prevista para el próximo fin de semana en El Tehuelche.

La palabra de Lácar
El club de San Martín de Los Andes publicó en su cuenta oficial de Facebook su versión de los hechos: El primer partido de la final por el Anual Clasificatorio entre Club Lácar y Defensores de la Ribera que debía empezar a las 19:00 del domingo 8 de diciembre en el Estadio Municipal de Junín de los Andes fue suspendido por decisión arbitral.
La cancha recién estuvo disponible para el ingreso de los jugadores de ambos equipos a las 19:40, por razones que no han sido detalladas por los responsables del lugar.
A raíz de la demora que ocasionó falta de luz, más la ausencia del médico comprometido para estar en el estadio durante el encuentro, el árbitro decidió que no se jugara.
La demora no es responsabilidad del Club Lácar, aunque es la institución quien debe responder ante la Federación Patagónica de Fútbol.
El club analizará el informe de la terna arbitral y esperará la decisión del Tribunal de Disciplina de la Federación para tomar las medidas que considere necesarias.
Desde ya agradecemos a todos los hinchas del Lácar que se hicieron presentes en el Estadio, les pedimos disculpas por el momento vivido y afirmamos que más allá de como concluya esta situación, seguiremos adelante como siempre lo hemos hecho.