Policiales

Anularon el procesamiento contra el menor

Anularon el procesamiento del menor que fue involucrado en el crimen de Gladys Moledo. Se trata del hijo de uno de los procesados, quien habría acompañado a los dos mayores que permanecen detenidos. Para los jueces de la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones, no existen pruebas firmes que lo identifiquen en el lugar de los hechos, de acuerdo al video de las cámaras de vigilancia que fueron aportadas como pruebas.

Los camaristas cuestionaron una parte de la investigación policial, para fundamentar la anulación del procesamiento del menor.

RIO GRANDE.- El procesamiento por el delito de “homicidio doblemente calificado” sobre el menor y los otros dos detenidos adultos, Juan Ramón Gómez y Gastón Eduardo Blanco.
Los tres fueron procesados como presuntos co autores del brutal homicidio de Gladys Moledo de 53 años, en su casa del barrio Mirador, donde fue asesinada a puñaladas.
En el caso del menor, además de haber ingresado a la vivienda de la víctima, se lo imputaba de haber lavado al día siguiente el automóvil en el que supuestamente se habían trasladado, y que se presume era conducido por un cuarto sujeto, hermano del detenido Gómez, quien está por el momento notificado de derechos y garantías.
Solo en el caso del menor de edad la abogada ad hoc, Josefa Boix, presentó la apelación al procesamiento, y en las últimas horas los jueces que integran la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones dictaron la nulidad del procesamiento.
Los Camaristas en el análisis de la prueba en el procesamiento dictado, consideraron que el juez Cesari Hernández ya contaba previo a la apelación con un informe fotográfico de la Policía, donde se puede observar que el parecido físico de uno de los presuntos autores del hecho, no es precisamente con el menor sino con otra persona que obra en la causa.
Cabe recordar que en la causa existe un video de una cámara de seguridad, que muestra desde cierta distancia a tres personas que llegan caminando a la casa de la víctima, y tiempo después son captadas por otras cámaras de seguridad de la zona cuando se alejan del domicilio.
En éstas las comparativas con imágenes de los imputados, más allá de ser consideradas una “comparación rústica”, se advierte que además del parecido físico de los dos detenidos, el del tercero es más coincidente con el de otro imputados que con el del menor.
Precisamente ello fue el punto de apelación de la defensora, que fue tomado por los camaristas y que ahora devuelven al juez de instrucción para reformular su decisión, a partir de los puntos cuestionados.
“Hay parámetros de identificación establecidos por la Policía que no fueron verificados”, fundamentaron los jueces de la Cámara de Apelaciones, al cuestionar parte de la investigación.
El menor que ya se encontraba en libertad ahora es representado desde la defensa oficial por el doctor Alejandro Nacaratto, desde donde ahora aguardan qué resolución adoptará el juez respecto al tercer autor del hecho y si considera que el menor tuvo otra participación secundaria en el hecho.