Turismo

Tucumán Turismo prepara anfitriones

Sesenta jóvenes de diversas instituciones académicas se capacitaron para recibir y asistir a participantes del congreso. Son jóvenes tucumanos. Algunos son estudiantes de Turismo, otros alumnos del profesorado de Inglés y otros tantos de las diversas ingenierías que brinda la Facultad de Ciencias Exactas. Todos ellos tienen en común una misma aspiración: Convertirse en anfitriones del Jardín de la República en el país y el mundo.

TUCUMAN.- Cerca de sesenta jóvenes tucumanos participaron de un curso de formación para Auxiliares en Congresos organizado por el Ente Tucumán Turismo, organismo presidido por Sebastián Giobellina, en vistas del 30º Congreso Mundial de la Caña de Azúcar, que tendrá como sede a Tucumán del 31 de agosto al 5 de septiembre y del cual se espera una gran afluencia de participantes extranjeros procedentes de al menos 45 países.
“La formación de los recursos humanos sirve para potenciar las cualidades de Tucumán como destino turístico de eventos, un segmento que desde el Ente de Turismo desarrollamos con muchísimo esfuerzo por el enorme movimiento que genera”, manifestó la vicepresidenta del organismo, Elena Colombres Garmendia, quien encabezó el curso junto al titular del Tucumán Bureau, Guillermo Autino, y a la capacitadora Gabriela Gianoli.
“Una persona siempre hace la diferencia en una experiencia de viaje y, en este sentido, un evento siempre requiere de buenos anfitriones. En este congreso particular recibiremos personas de todo el mundo que vendrán a formarse y también a disfrutar de Tucumán, por lo que requerirán de una asistencia de los propios tucumanos”, sostuvo Colombres Garmendia.
La capacitación en Auxiliares para Congresos surgió a partir de un convenio firmado por el Tucumán Bureau y el Instituto San Miguel, al que también se sumaron instituciones educativas como el Instituto Lola Mora, la UNSTA y la Universidad San Pablo-T. “Es un curso de anfitriones turísticos donde a los jóvenes se les dan pautas para mejorar su performance en la atención y en los distintos roles vinculados a eventos en general”, explicó Autino desde su asociación.
El titular del Bureau consideró que por la complejidad del Congreso Mundial de Caña de Azúcar, la necesidad de recursos humanos es grande. “Tendremos gente en el aeropuerto, en los hoteles, en el predio de la Sociedad Rural de Tucumán, en las salas, gente entregando material: el Turismo de Reuniones es una actividad que mueve mucha mano de obra”, afirmó Autino.
Por su parte, la capacitadora Gabriela Gianoli destacó la recepción por parte de los estudiantes. “Fue multitudinaria, con una gran cantidad de participantes y un excelente nivel de respuesta. Esto habla muy bien de los intereses de los jóvenes por capacitarse y darle a Tucumán una mano de obra calificada que aporte el valor propio de la cultura local”, expresó la experta.
Gianoli detalló que se trataron temáticas como las funciones de un auxiliar, su conducta, su perfil, ceremonial y protocolo. “Van a estar trabajando en actos de apertura, clausura, bienvenida, en los programas para acompañantes, dentro y fuera de las salas e incluso en los buses. Estarán asistiendo, acompañando, guiando y mostrando a los participantes todo lo que Tucumán tiene para ofrecerles”, subrayó.
Por su parte Ana Laura Vásquez, jefa del área de Capacitación del organismo, señaló que la necesidad de esta iniciativa se debe a que “Tucumán se está posicionando cada vez más en la organización de eventos y próximos a un congreso internacional y a otros eventos en la provincia entendimos la necesidad que el recurso humano tiene que estar capacitado”.

Pequeños grandes anfitriones
Son incontables las historias de vida detrás de los rostros entusiasmados de los jóvenes que participaron de la capacitación para trabajar codo a codo en el Congreso Mundial del Azúcar.
Sabrina, de 19 años y estudiante de Turismo de la UNSTA, auguró que “esta capacitación me sirva mucho para toda mi carrera y mi vida. Espero poder ser una promotora de mi provincia y mi país, y que dé frutos mi participación. Ser parte es una satisfacción. Es una oportunidad única que se presente algo tan grande. Me siento honrada de formar parte y poder decir que participé en la organización”, expresó la joven.
Por su parte, Martín, de 18 años y alumno de la carrera de Ingeniería, destacó su interés por la temática del congreso y opinó que esta experiencia laboral lo ayudará en su vida y, principalmente, a perfeccionar su inglés. “Es un honor que tanta gente de diferentes países, de gran capital, venga a Tucumán a conocer. Me parece espectacular”, sostuvo.
Lucio, de 18 años y también estudiante de Ingeniería Agronómica, subrayó la importancia de saber cómo socializar con gente que uno no conoce. “Nací aquí, es mi provincia, la amo y tengo que demostrar poder llevar adelante cualquier cosa”, enfatizó el joven.
Por último, Romina, de 29 años y estudiante del profesorado de Inglés en el Instituto Lola Mora, agradeció a la capacitadora. “Veo una gran profesional en la persona que está disertando, el contenido es muy interesante y el área de turismo me parece encantadora. El congreso es un desafío y con todas las herramientas que nos están dando saldrá excelente. Vamos a demostrar todo lo que venimos aprendiendo”, cerró la alumna.