Policiales

La acusada declaró ante el Tribunal que es inocente

Claudia Concha Avila admitió en su indagatoria que discutió con Gustavo Ponce dentro de la habitación del apart y que en un momento le provocó un corte con un cuchillo para evitar una agresión. También les dijo a los jueces que con la víctima, su relación era “complicada, de mucha violencia y de excesos de alcohol y droga”.

USHUAIA.- Claudia Concha Ávila, una mujer de 44 años, acusada por homicidio agravado por el vínculo, declaró ante el Tribunal de Juicio en lo Criminal para ratificar su inocencia y confirmar que la víctima del hecho, Gustavo Ponce, se quitó la vida, ahorcándose con un pañuelo, en el baño de un hotel donde estaba alojada.
En una extensa indagatoria, la mujer brindó detalles de lo ocurrido el día del hecho, subrayando que pesaba una orden judicial de restricción de Ponce hacia su persona, a pesar de lo cual decidieron pasar la noche juntos, bebiendo cervezas, escuchando música y consumiendo drogas.
En su declaración les dijo a los jueces que con la víctima, su relación era “complicada, de mucha violencia y de excesos de alcohol y droga”.
En el proceso del juicio, Claudia Concha Avila es asistida por el defensor ante el Superior Tribunal de Justicia, Gustavo Ariznabarreta y la defensora pública, Yanina Fernández; en tanto que el fiscal es Eduardo Urquiza, quien en la primera audiencia ratificó la acusación señalando a la mujer como autora penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el vínculo.

El testimonio
Al comenzar su relato, Concha Avila dijo que estaba en la casa de Ponce, a pesar de que había una restricción judicial de acercamiento, debido a una causa de violencia de género. Al llegar la noche, la mujer decidió dirigirse al Apart Alem, donde estaba alojada y por insistencia de su pareja, éste la acompañó, para lo cual abordaron un remís.
“El no se quería ir. Insistió y lo dejé que entrara. Nos quedamos escuchando música, tomando cerveza, se hizo de noche, el se fue a comprar unas cervezas. Yo cociné, comimos. Después nos drogamos, tomamos alcohol. Se terminó el alcohol y él empezó a hacer lío. Yo estaba cansada, quería dormir y quería que él se fuera pero el no se quería ir” y por eso discutieron, contó la acusada.
Concha Avila dijo que Ponce “se tornó violento. Yo me tiré en la cama y frente a la cama está la mesada. El empezó a decirme de todo tras lo cual yo me levanté y él me agarró de los brazos, comenzamos a luchar y cuando me zafo agarré un cuchillo que estaba en la mesada, el se me tiró encima”, instante en que le provocó un corte en el brazo.
Cuando los incidentes pasaron a mayores, otras personas hospedadas en el Alem Apart pidieron que el hombre se retirara del lugar pero no lo hizo, por lo tanto se solicitó la intervención policial. En ese entonces la mujer mintió que no conocía a Ponce porque “el tenía una prohibición de acercamiento conmigo y yo no lo quería perjudicar”.
Personal policial procedió a retirar al hombre, tras lo cual la dueña del hospedaje le advirtió a Concha Avila que se iba a tener que ir por todo lo que había pasado. Luego de limpiar todo y desayunar, se retiró nuevamente a su cuarto a dormir y tras unas horas volvió a aparecer Ponce, quien “entró por la ventana, todo transpirado y lleno de sangre. Se puso a llorar, me dijo que no lo arruine”.
La Policía volvió a aparecer por el hospedaje para comunicarle a la mujer sobre el caso de violencia de género, por lo ocurrido durante la noche, tras lo cual se retiraron. “El se escondió en la bañera del baño y cuando se fueron volvió a la cama y se acostó al lado mío y después me quiso abrazar y estar conmigo”.
Para finalizar el relato, la acusada le dijo al Tribunal que cuando se despertó no vio a Ponce en la cama. “Me levanté y vi la ropa de él en el piso. Fui al baño y lo vi ahí, sentado, colgado. Primero pensé que era una joda, intenté sacarlo del baño. Lo quise agarrar de la remera y se le sale. Yo pensé que todavía no estaba muerto, entonces agarre el teléfono y le avisé a mi nuera, me descompuse, y estaba en estado de shock total. Llamé a la policía, les dije que vengan rápido que Gustavo se había suicidado”.