Actualidad

Impulso a la industria: INDUARG 4.0

Especialistas en la materia expusieron sobre proyectos de avances tecnológicos puestos a merced del desarrollo humano y social. Se hizo una fuerte defensa del desarrollo de la industria. “Sin ella no hay futuro”, aseguraron. El uso del 3D para salvar vidas.

Marcelo Cominelli, de Newsan, moderando la mesa donde se habló del desarrollo tecnológico para salvar vidas.
Fernando Peirano, al moderar la mesa sobre industrias inteligentes.

USHUAIA.- Los avances tecnológicos y su uso como herramienta para el desarrollo humano y social fueron ejes centrales de la nueva edición de INDUARG 4.0; que fue organizado por el Ministerio de Industria, a cargo del ministro Ramiro Caballero, que contó con la presencia de prestigiosos especialistas nacionales e internacionales que brindaron un fuerte respaldo a la actividad industrial.
Con la presencia del conductor y periodista Guillermo Andino, el encuentro realizado en el Hotel Arakur comenzó oficialmente con la presencia del vicegobernador Juan Carlos Arcando y el ministro Caballero, quienes se refirieron al potencial que existe en Tierra del Fuego para el desarrollo de la industria 4.0.
Entre algunos de los disertantes, el licenciado Fernando Peirano reveló que respecto al desarrollo de la industria 4.0, en Argentina sólo el 6% ya concibió ese paradigma, el 45% que tiene el software no lo usa para tomar decisiones y el 44% de las empresas que está muy lejos.
Dijo que en nuestro país, en el desarrollo de la industria “algunos van muy rápido, algunos caminan y otros que hay que ayudarlos de muchas y varias maneras”, dijo Peirano y puntualizó que “las empresas que han invertido en tecnología son las que han creado más puestos de trabajo y han podido mejorar los salarios”.
Aseguró que si bien “la tecnología destruye algunas funciones pero también crea algunas funciones” y que lo “que se pierde es prácticamente similar a lo que se gana”.
En el plano internacional, David González Fernández, del Principado de Asturias, hizo una fuerte defensa de la industria, al asegurar que sin ella “no hay futuro, pero la industria del futuro no tendrá nada que ver con el pasado”, y puntualizó: “Hay que hacer políticas para que la industria avance y se queden en las regiones”.
González Fernández es director de tecnología en PRODINTEC, una empresa que se dedica a la fabricación de prótesis a partir del desarrollo del 3D y al respecto habló de la necesidad que la medicina pueda relacionarse con la tecnología y así lograr la interacción entre un médico y un ingeniero para hacer prótesis personalizadas.
Germán Santini, arquitecto de industria de IBM, fue otro de los disertantes en el encuentro, quien dijo que la industria 4.0 no solo es para el rubro electrónico sino que es transversal a todas las industrias. “Hay que mejorar cualquier tipo de procesos, las herramientas están disponibles para comenzar a jugar” manifestó y al respecto enumeró el desarrollo de tecnología para brindar asistencia a la actividad agrícola, con sensores que pueden determinar la humedad y ambiente adecuados para la producción de uvas, por ejemplo, o tratar de adelantarse a posibles heladas que puedan afectar el cultivo.

Para salvar vidas

Lucas Julián Mey y Matías Bianucci son cofundadores de Mirai 3D, quienes con su actividad han logrado salvar vidas y mejorar la condición de pacientes al momento de una intervención quirúrgica, ya que se dedican a desarrollar modelos en 3D para que cirujanos puedan planificar una operación compleja, con lo cual se disminuyen tiempos y costos.
Matías Bianucci abogó para que ese tipo de tecnologías Argentina las aplique en los hospitales públicos, considerando ello como un “desafío al que le tenemos que buscar la vuelta, para que el uso de la tecnología esté disponible”, en el sistema público de salud.
Mey y Bianucci desarrollan simuladores físicos para entrenamientos de los cirujanos los que se exportan a otros países como Estados Unidos y Japón, los que son usados como guía previo a concretar una cirugía.
Como ejemplo de la tecnología a merced de salvar vidas, Bianucci dijo que en la Fundación Favaloro, a una paciente con tumor bronquial a quien le iban a practicar una operación, el médico tenía planeado extirparle uno de los pulmones, pero a partir del desarrollo de un modelo 3D, donde pudo hacer una planificación, cambió totalmente la estrategia y extrajo el tumor sin afectar el pulmón. Así, la paciente mejoró su calidad de vida.

Integración social

Más allá de las disertaciones sobre el desarrollo de tecnología y el avance de las comunicaciones, el encuentro INDUARG 4.0 también tuvo su costado social en la exposición que hizo Lucas Recalde, director de 3C Construcciones, quien se dedica a la construcción de viviendas usando las botellas de plásticos que se recogen de la basura.
Recalde habló de la necesidad que los empresarios, más allá del rol que ocupan, también tienen que demostrar que son ciudadanos y que se deben involucrar para solucionar problemáticas sociales y no exigir todo de los políticos.
El proyecto de viviendas se desarrolla ya en siete lugares de la Argentina. Se inicio con un prototipo de dos viviendas y en el término de un año se logró concretar 18 unidades habitacionales. “Buscamos trabajar con los Municipios”, dijo Recalde, con la finalidad que lograr el objetivo que las botellas de plásticos no se arrojen a los rellenos sanitarios, se utilicen en la producción de las viviendas, generando mano de obra y, a su vez, solucionar el problema habitacional a algún grupo familiar que lo necesita.
Recalde definió al emprendimiento que decidió encarar como una forma de integración social y no de inclusión social, ya que para él es realizar una empresa aceptando al otro tal como es.

El INDUARG reunió a especialistas nacionales e internacionales, en una intensa jornada.