Actualidad

Advertencias en los paquetes de cigarrillos

Esta es la cuarta actualización de las advertencias gráficas y de texto en los paquetes de cigarrillos que alertan a la población sobre el daño para la salud que ocasiona el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno.

Las nuevas advertencias sanitarias que estarán presentes en los productos de tabaco a partir del 1º de octubre de este año.

BUENOS AIRES.- La Secretaría de Gobierno de Salud, a través de la Dirección Nacional de Prevención de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, elaboró las nuevas advertencias sanitarias que estarán presentes en los productos de tabaco a partir del 1 de octubre de este año con el objetivo de reforzar los mensajes de concientización y sensibilización en adultos fumadores y en jóvenes antes de que se inicien en el consumo de tabaco.
Esta es la cuarta actualización de las advertencias sanitarias –oficializada a través de la resolución 623/2019– y la primera que cuenta con una producción realizada íntegramente por la Secretaría de Gobierno de Salud en colaboración con los referentes de los Programas de Control de Tabaco de las 24 jurisdicciones del país.
La estrategia de utilizar advertencias en los productos es una de las intervenciones más efectivas para el control del consumo de tabaco y su eficacia ha sido comprobada mundialmente. Así, esta iniciativa busca establecer un contacto con los fumadores y potenciales fumadores, a través de mensajes sanitarios que comuniquen los riesgos, para motivarlos a dejar de fumar y disminuir el atractivo de los paquetes de cigarrillos en jóvenes y nuevos usuarios.
Los mensajes incluyen imágenes impactantes que reflejan los daños en la salud y la combinación con textos es más efectiva que las advertencias de solo frases, dado que llaman más la atención, generan mayor efecto cognitivo y reacciones emocionales negativas que favorecen los intentos de dejar de fumar y reducen el incentivo para la iniciación.
La efectividad de estas advertencias sanitarias, junto a otro paquete de medidas desarrolladas desde el Programa Nacional de Control del Tabaco, puede verse reflejada en los recientes datos aportados por la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo que muestra una caída de 3 puntos porcentuales entre 2013 a 2018 (del 25.1% al 22.2%) de la población fumadora, continuando con la tendencia descendente que puede observarse en el país y la región.