Policiales

Todas mentiras

Una agente de la Policía mintió con padecer una enfermedad oncológica para “hacerse los pechos”. Se trata de la agente de Policía Mónica Almaras, una integrante de la fuerza policial que había denunciado al Jefe de Comisaría Segunda de Ushuaia, por presunto acoso sexual. En la investigación de la causa quedó evidenciado el comportamiento de una persona que fue calificada de “mitómana”.

USHUAIA.- La agente Mónica Almaras mintió con padecer una enfermedad oncológica para poder acceder a una licencia médica que usó para hacerse una cirugía estética en los pechos y también hizo lo propio para después someterse a una vaginoplastía; comportamiento este que fue puesto al descubierto en la investigación de una causa penal que fue iniciada por una denuncia de la propia Almaras.
Calificada como una persona “mitómana”, la juez de Instrucción Penal, María Cristina Barrionuevo, cerró una denuncia que afectaba al Comisario Fabián Bustamente, jefe de la Comisaría Segunda, sobre un presunto acoso sexual que radicó la agente Mónica Almaras, y donde se pudo advertir el comportamiento de una persona que tejió una serie de mentiras.
El 12 de junio del año pasado, la agente de Policía radicó una denuncia ante la Fiscalía, contra quien era su más alto superior en la dependencia donde prestaba servicios, indicando que en el año 2016 le había insinuado que quería tener relaciones sexuales a cambio de acceder a darle más de días de licencia médicas, por las operaciones a las que se había sometido.
En su denuncia, Alamaras contó que el Comisario Bustamante le habría dicho: “Si vas a necesitar más días de licencia por razones de salud, podemos arreglar las cosas de alguna manera que nos convenga a los dos…”y que “soy yo el que tiene las tiras y la chapa y el que decide si vas a ascender o no, según las calificaciones que te ponga”.

Mentiras y faltas
El Diario Prensa de Ushuaia accedió a la resolución que dictó la Magistrada. Allí se pudo descubrir que la agente, en 2016 viajó a Córdoba, para realizarse una operación, explicando que era “una paciente oncológica”. Desde la Jefatura de Policía se dio la autorización respectiva, pero con la condición de cumplir con los protocolos de presentar los certificados pertinente sobre su estado de salud y el tratamiento que llevaba adelante.
Sin embargo, por el reclamo de una cirujana plástica, la doctora María Carolina López, quien expuso que Almaras no le había pagado una operación para mejorar la estética de sus bustos (unos 80 mil pesos); quedó al descubierto la mentira de la agente de Policía, a partir de lo cual se le inició un sumario administrativo por las faltas injustificadas.
En la causa instruida en sede judicial, se pudo corroborar que la agente de Policía tenía muy malas calificaciones. Así se pudo determinar que tuvo 370 inasistencias a su trabajo entre el año 2011 y el 2018 . También 63 sanciones disciplinarias que determinaron una calificación en su evaluación anual con un promedio de 5, nota que se considera como “deficiente”, lo cual le valió que se postergara su ascenso en los últimos dos años.

Sobreseimiento
Con todos los elementos de prueba que fueron colectados por la Jueza de Instrucción, María Cristina Barrionuevo, se resolvió el sobreseimiento del Comisario Fabián Bustamante, en la causa penal que se inició en 2016, en base al requerimiento fiscal por el delito de “amenazas coactivas”.
En de destacar que en los fundamentos de la resolución, la Magistrada puntualizó que “la actitud asumida por Mónica Almaras se acerca más al de una persona mitómana”; para justificar el por qué se tuvo que dar curso a una denuncia que parecía real pero que estaba montada sobre un tejido de mentiras.