Actualidad

SOIVA sigue firme y Badisur no cede

Las partes no aflojan en sus posturas: la empresa textil ofrece pagar las indemnizaciones en varias cuotas y que se desaloje la planta antes del cobro. El gremio, en cambio, sigue proponiendo el abono en hasta dos cuotas con no más de 15 días de diferencia entre cada pago. Hoy vuelven a reunirse en el Ministerio de Trabajo.

La fábrica textil continúa tomada

RIO GRANDE.- Siguen sin resolverse el conflicto entre el Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) y la empresa Badisur aunque las partes volverán a reunirse hoy a la espera de encontrar un punto en común a la negociación.
La empresa sigue firme en su postura de abonar las indemnizaciones en tres cuotas previo desalojo de la planta fabril y el gremio reclama que se haga en dos pagos, con no más de 15 días de diferencia y que el desalojo del edificio se produzca una vez cobrados los resarcitorios.
Al respecto, Miriam Planez aseveró que “siguen ofreciéndonos un acuerdo que no nos conforma. Por eso decidimos sostener la permanencia en el interior de la fábrica a la espera de que la empresa acepte nuestra propuesta que entendemos es la más beneficiosa”.
“Siguen insistiendo en que desalojemos la fábrica y que después de verificar el estado del edificio, nos empezarían a pagar lo adeudado al 100% y una suma fija pero en varias cuotas. Nosotros queremos que nos paguen en no más de dos veces, con una diferencia de quince días entre pago y pago pero nos quedamos acá hasta que terminen de abonar lo adeudado”, recordó.
La dirigente sindical -quien además permanece dentro de la fábrica- precisó que “estamos muy preocupados porque pasan los días y no se resuelve el conflicto. Hemos decidido traer a nuestras familias a la fábrica porque muchos compañeros ya no pueden pagar el alquiler. No tienen trabajo, no cobran su indemnización y por eso ya no pueden pagar los servicios y mucho menos el alquiler”.
“Le mandamos una carta al ministro (de Producción de la Nación) Sica donde le explicamos lo que está sucediendo. Además, le pedimos que a través del Área Aduanera Especial, nos autoricen a comercializar la producción que quedó dentro de la fábrica”, develó.
En ese sentido, meditó que “si la empresa sigue demorando el pago, si se niega a aceptar los términos del acuerdo que entendemos es la única forma de subsistir, queremos cobrar vendiendo la producción que está terminada dentro de la fábrica y de esa forma dar por terminado este conflicto y regresar a nuestros hogares”.