Actualidad

Pérdida de empleos en la Patagonia

Un informe oficial revela que en la Patagonia, en los tres últimos años, se fueron perdiendo sistemáticamente fuentes de trabajo en toda la región. Se estima que esa cifra actualizada asciende a los 50 mil puestos que fueron dados de baja. En el caso de Tierra del Fuego, aparece como una de las provincias más afectadas.

La más afectada en los últimos tres años fue la industria electrónica, como efecto directo de la apertura de la importación.

RIO GRANDE.- El Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, organismo del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, informó que entre diciembre de 2015 y el primer semestre de 2018 en la Patagonia se perdieron 50 mil puestos de trabajo y, en el caso concreto de Tierra del Fuego, fueron más de 6.100 empleos que desaparecieron.
En el detalle, al hacer la comparación de lo ocurrido entre diciembre de 2015, mes en el que Mauricio Macri asumió como presidente, y mitad de 2018, los números son contundentes. Hace tres años los trabajadores del sector privado patagónico correspondientes a agricultura-ganadería, industria manufacturera, construcción, petróleo, comercio al por menor y servicios empresariales totalizaban 281.491, alcanzando así al 61% del total de los trabajos.
En tanto, en la última medición la cifra descendió a 250.782 (59% del total), lo que da un resultado de 30.709 empleos menos. Específicamente, Santa Cruz fue la provincia más perjudicada, ya que allí se registraron 8.333 puestos menos. Seguidamente aparecen Chubut (7.931), Río Negro (6.096), Tierra del Fuego (6.186) y Neuquén (2.163).
Las principales áreas afectadas fueron la agricultura-ganadería, la industria manufacturera, la construcción, los hidrocarburos, el comercio al por menor y los servicios prestados a empresas. Llegar a este resultado final fue producto de varias medidas y no de una en particular.
Los factores para la desaparición de los puestos laborales fueron: La apertura de las importaciones; los despidos masivos; la flexibilización laboral en el sector petrolero; el freno de la obra pública, que tuvo su impacto en el sector de construcción; y el freno generalizado de la economía general producto de la recesión que está atravesando el país.

Por provincia
En Chubut, una de las medidas que impactó con mayor fuerza en la actividad laboral fue la destrucción de 7.339 puestos de trabajo en la industria petrolera entre diciembre de 2015 y junio de 2018. En este rubro se tomaron dos decisiones que tuvieron una fuerte incidencia positiva, aunque no alcanzó para que se mantengan los empleos.
Por un lado, los incrementos tarifarios fueron una buena noticia para el sector, al igual que la flexibilización laboral. Además, hay que tener en cuenta que el precio del barril de crudo aumentó considerablemente en los últimos meses. No obstante ello, en Chubut se destruyeron 2.155 puestos de trabajo directos; en Santa Cruz, 2.893; mientras que en Neuquén las pérdidas fueron de 1.555 posiciones laborales.
Tierra del Fuego, en tanto, fue la provincia en donde se registró la mayor destrucción de empleos fabriles de toda la región, con un total de 4.951 puestos en menos de tres años. Puntualmente, este fenómeno se vivió con una fuerza más contundente en los primeros de 2016.
Pese a que la provincia más austral del país fue el foco de esta situación, en toda la Patagonia se perdieron 7.8943 empleos directos de la industria manufacturera: Neuquén registró 1.188 casos, mientras que en Chubut los despidos casi llegaron a 1.000.
Otro de los rubros en los que se sintieron fuertemente las medidas impulsadas por el Gobierno Nacional durante la administración de Macri fue en el sector de Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura, donde se registró una pérdida total de 3.318 puestos de trabajo directos. De este total, la provincia más damnificada fue Río Negro, donde los despidos por la apertura importadora de manzanas y otras frutas de la región llegaron a 1.976 personas.

Plan Patagonia
Otro de los cuestionamientos hacia el Gobierno nacional desde la región más austral del país hace referencia al abandono y la no implementación del Plan Patagonia, una iniciativa impulsada por el Gobierno nacional hace dos años, pero que nunca llegó a concretarse, al igual que el Plan Belgrano en el norte del país.
Al respecto, cabe aclarar que la no aplicación de este proyecto fue uno de los mayores cuestionamientos que le hicieron los gobernadores patagónicos a Macri en su visita a Puerto Madryn. De hecho, el propio mandatario de Río Negro, Alberto Weretilnech, dijo que el Plan Patagonia “no avanzó nada. Se elevaron proyectos al Gobierno nacional pero sin mayor avance”.
Vale recordar que el Plan Patagonia fue anunciado desde la Casa Rosada hace prácticamente dos años y fue catalogado en ese entonces como “un desafío estratégico para que la región sea más competitiva”. Asimismo, el plan de 300 obras iniciales prometidas nunca se puso en marcha y luego de la reestructuración del Gabinete nacional el programa quedó en manos de la Secretaría de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete.