Actualidad

Condecoraron a pilotos de Hércules

Senadores y diputados hicieron entrega de la medalla “La Nación Argentina al valor en combate”, en reconocimiento al mérito, valor y heroísmo al llevar adelante sus tareas en la guerra del Atlántico Sur y en defensa de la patria.
El Congreso condecoró a 23 expilotos con la medalla “La Nación Argentina al Valor en Combate” conforme lo establecido en la ley 27.465; como reconocimiento al valor esgrimido en los vuelos de estrategia militar que la Fuerza Aérea Argentina ha desplegado a través de las operaciones de sus aviones Hércules en la guerra de Malvinas, y recordando a los siete pilotos muertos en combate al realizar misiones similares a las realizadas por el Hércules C-130.

Uno de los pilotos condecorados. (Foto: Comunicación Senado).

Los condecorados
La medalla “La Nación Argentina al Valor en Combate” fue entregada a quienes protagonizaron distintas misiones de vuelo durante la guerra de Malvinas, en reconocimiento del mérito, valor y heroísmo en defensa de la soberanía de la Patria al llevar adelante sus tareas en la guerra del Atlántico Sur, a saber: brigadier mayor Alberto Vianna; brigadier mayor Horacio Orefice; comodoro Jorge Valdecantos; comodoro Ronaldo Ferri (recibió su hijo Ernesto Ferri); comodoro Rubén Moro; comodoro Eduardo Senn; comodoro Roberto Cerruti; comodoro Walter Veliz; comodoro Cristóbal Villegas; Vicecomodoro Andrés Valle; fallecido vicecomodoro Hugo Maldonado (recibió su esposa María Isabel Meade Amadeo); suboficial mayor Julio Daverio; suboficial mayor Juan Carlos Luján; suboficial Mayor Nicolás Segovia; fallecido suboficial mayor Jorge Contigiani (recibió su esposa Novemia Gladys Frezza); suboficial Mayor Roberto Puig; suboficial principal Pedro Razzini; fallecido suboficial principal Carlos Bill recibido por su esposa Gladys González); suboficial principal Delfino Fretes; suboficial principal Sergio Tulián; suboficial principal Oscar Gatto; suboficial ayudante Carlos Nazzari y suboficial auxiliar Carlos Ortiz.
Su tarea se traducía en un importante apoyo a operaciones aéreas ofensivas con aviones Hércules C-130 al cumplir riesgosas misiones poco conocidas de exploración y reconocimiento sobre el Atlántico Sur para poder ubicar a los blancos navales y ser atacados con precisión. Las misiones de exploración secretas fueron desclasificadas por la Fuerza Aérea Argentina diez años.