Actualidad

Trastorno a cientos de pasajeros

Alrededor de 700 pasajeros se vieron afectados ayer por las demoras en las partidas de los vuelos desde Ushuaia hacia Buenos Aires, producto de un corte en el suministro eléctrico que afectó al Aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas. La DPE lo había informado con antelación, pero en el aeropuerto no funcionó el grupo generador que posee para salvar este tipo de contingencias.

Cientos de pasajeros molestos porque un inconveniente ajeno a las líneas aéreas los dejó varados por unas horas.

USHUAIA.- El incidente se produjo cuando se dispuso un corte programado de la Dirección Provincial de Energía que había informado a la estación aérea, con suficiente tiempo de antelación, que durante la jornada del martes se iba registrar un corte en el suministro eléctrico que afectaría la zona sur de la ciudad. Sucedió entre las 9:00 y las 12:00.
Más allá de esto, el aeropuerto cuenta con un grupo generador propio que ante este tipo de eventualidades se pone en marcha para asistir con el servicio eléctrico a todas sus reparticiones. Pero ayer, al momento de activarse el grupo electrógeno, sufrió una falla y no pudo ponerse en marcha para asistir eléctricamente a la estación aérea del fin del mundo.
Esto motivó que al menos cuatro aeronaves, tres de Aerolíneas Argentinas y una de Latam no pudieran despegar en horario con destino hacia el norte.
Uno de los vuelos de Aerolíneas tenía como destino final la ciudad de Córdoba otro la ciudad de Bariloche y un tercero debía despegar en horario hacia Capital Federal. En tanto que un cuarto vuelo, de Latam, que también debía despegar antes del mediodía, vio demorada su partida y debió hacerlo alrededor de las 12:00.
Lo cierto es que se generó cierto malestar entre los cientos de pasajeros que abarrotaron el aeropuerto Malvinas Argentinas, ya que tenían previsto su despegue por la mañana.
Fuentes consultadas en la Dirección Provincial de Energía indicaron que el corte programado había sido informado a las autoridades del aeropuerto con varios días de anticipación, justamente para que previeran que el grupo de generación autónomo que posee la terminal, estuviese en condiciones de operar y de esa manera asistir eléctricamente a la torre de control.
Por causas que no fueron especificadas el grupo electrógeno no funcionó durante el corte del suministro eléctrico, lo que tornó que justamente los aviones no pudiesen despegar por la falta de asistencia que le debe proveer la torre de control.
Finalmente, los cuatro vuelos que habían sufrido demoras en los despegues terminaron abandonando la ciudad de Ushuaia entre las 12:30 y las 14:00 descomprimiendo así la situación y trasladando a los pasajeros hacia sus respectivos destinos.