Actualidad

Ocho contenedores de papel y tapitas

Por cuarta vez en el año la ciudad demostró su solidaridad con el Hospital Garrahan, acercando a los cuarteles de bomberos el papel y las tapitas que juntaron desde la última jornada realizada en noviembre. El resultado: otros dos contenedores cargados de materiales que partirán en barco en pocos días.

Los guardianes del ambiente que colaboraron con el último cargamento del año.

USHUAIA.- El sábado, desde las 10:00 y hasta las 18:00, el cuartel central de Bomberos Voluntarios volvió a ser escenario del ir y venir de una muchedumbre de voluntarios de todas las edades separando tapitas por color, clasificando papel blanco de oficina y de la escuela, de las revistas y catálogos y embalando cajas que otros voluntarios cargaban en los camiones para enviar a la Fundación Garrahan.
Viviana Remy, referente de la Fundación en Ushuaia desde hace 11 años, además de organizar las juntadas, se ocupa de realizar charlas sobre reciclado en las escuelas. Destacó que estos eventos se han convertido en una gran fiesta de la solidaridad por la cantidad de voluntarios y gente que convocan y puso en relieve el aporte de las empresas de transporte. “Ellos donan el viaje que es lo más costoso. Sin su ayuda, nosotros sólo podríamos acumular”.
Además de papel y tapitas, se juntaron muchas llaves de bronce y adicionalmente se acumularon muchas latas de aluminio. “Es la segunda vez que mandamos latas. Había muchísimas”, señaló Remy.
En todo el año se realizaron cuatro juntadas y en total se enviaron ocho contenedores a Buenos Aires. “Además de recuperar este material para destinar el dinero a la salud de los chicos del Hospital Garrahan estamos haciendo un beneficio al planeta. Son desechos que no quedan en nuestro relleno sanitario y que se convertirán en nuevos materiales”, destacó.
Viviana Remy reconoce que cada año se logra enviar más material a la Fundación Garrahan. “No es que haya más consumo y por eso recuperamos más material. Hay más conciencia porque cada vez más gente decide no tirar a la basura el papel que ocupa mucho volumen y destinarlo para la fundación”.
“El balance es súper positivo porque uno cuenta con la voluntad del vecino que dona los materiales y muchos voluntarios que trabajan ese día y, además, hay un pilar fundamental que son los medios de transporte para que esto se pueda trasladar hacia Buenos Aires”.
Marítima Aruba y Servicios Multistore donaron los contenedores y el transporte hasta la terminal Río de la Plata. Mientras tanto, la empresa Logant se ocupó de la logística interna de trasladar los contenedores hasta el cuartel, luego al pesaje y después al puerto. “Todo un movimiento previo y post tan necesario y sin cobrar un solo peso. Y en Buenos Aires, otra empresa que se llama Zeta hace los viajes desde la terminal Río de la Plata hasta los depósitos de la fundación. Todos donando sus servicios a la fundación”.