AGENDA MALVINAS

Gran Bretaña cosechó 110 millones de dólares con el recurso pesquero robado a los argentinos

Excluyendo a los propios Kelpers, vendió licencias a empresas de Chile, Noruega y Nueva Zelanda.
Los kelpers acusan al secretario del Relaciones Exteriores del Reino Unido de Gran Bretaña, Boris Johnson, de traicionar a las compañías de pesca radicadas en las Islas Malvinas, después que el gobierno británico vendiera licencias por 75 millones de libras esterlinas -unos 110 millones de dólares-, para que empresas de Nueva Zelanda, Noruega y Chile extraigan los recursos pesqueros que roban al Estado argentino en torno a las islas Georgias del Sur, sin darles participación a los primeros. Así lo informaron el pasado viernes 13 los diarios londinenses “The Daily Mail” y “The Sun”.

Una pelea que alcanzó las principales páginas de los medios de prensa de londinenses con calificativos hasta de “traición”, pone al descubierto aspectos clarificadores del monumental saqueo a los recursos pesqueros que lleva delante de manera permanente y continua el Reino Unido de Gran Bretaña, en aguas argentinas del Atlántico Sur.
Y es que el gobierno británico rechazó la solicitud de dos empresas con barcos y radicación en las Islas Malvinas y negoció por 75 millones de libras esterlinas (equivalente a 110 millones de dólares o 2.200 millones de pesos argentinos), licencias de pesca por cuatro años, a empresas chilenas, noruegas y nuevas zelandesas.
Los medios de prensa indican que en el mes de febrero se otorgaron seis licencias para cuatro barcos de la firma noruega Ervik Havfiske, para un quinto de Nueva Zelanda llamado San Aspiring y un sexto de Chile, que lleva el nombre de Antartic Bay, quienes extraerán ilegalmente el recurso ictícola en un radio de 200 millas cuadradas alrededor de las Georgias del Sur.
Las rechazadas con asiento en Puerto Argentino; South Georgia Fisheries y Fortuna Ltd, dicen que el Secretario de Relaciones Exteriores se burla de “la promesa de retomar el control de las aguas británicas al abandonar la Unión Europea” y llevarán el asunto a la justicia.
Rupert Street, director ejecutivo de la primera de ellas, expresó que “esta traición a los pescadores británicos deja en claro las promesas vacías del Gobierno en lo que respecta al control de nuestras aguas”.
South Georgia Fisheries “es una compañía de las Islas Malvinas que paga el impuesto de sociedades de las Islas Malvinas, con un accionista mayoritario del Reino Unido que paga impuestos del Reino Unido. La otra compañía que perdió fue Fortuna. La primera empresa de propiedad local que pescó en aguas de las Malvinas poco después de la declaración de las zonas de conservación de las islas en 1987”, señala “The Sun”.
“Cuando el Gobierno tuvo la oportunidad de ofrecer pescar en nuestras propias aguas, Boris Johnson dio el premio a nuestros competidores extranjeros aparentemente para impulsar la política exterior del Gobierno en lugar de ayudar a los negocios británicos”, se quejan los kelpers.
Teslyn Barkman, miembro de la ilegítima Asamblea Legislativa de las Islas Malvinas, se preguntó: “¿Por qué el proceso de solicitud (de pesca en Georgia del Sur) permite que una ambición de política exterior vaya en contra de la prosperidad de un territorio de ultramar?
Un juez decidirá ahora si la denuncia tiene bases legítimas para el caso.

Fuentes:
//www.dailymail.co.uk/news/article-5614587/Boris-Johnson-accused-betraying-UK-fisherman-foreign-firms-given-75million-licences.html
//www.thesun.co.uk/news/6049921/boris-johnson-accused-of-betraying-uk-after-foreign-firms-win-lucrative-fishing-licences/