Un comienzo complicado para los colectivos de Angus

La empresa Angus Catering debía hacerse cargo del servicio de colectivos desde ayer, pero aún no cuenta con las unidades necesarias. El municipio prorrogó a la empresa Montecristo para circular por 30 días más. Desde la UTA, recalcan que no hubo conflicto gremial.
RIO GRANDE.- Ayer, miércoles 1º de marzo, Angus Catering comenzó a hacerse cargo del transporte público de pasajeros. Sin embargo, hasta el medio día, los pasajeros estuvieron sin servicio de colectivos. Desde el municipio alegan que les informaron sobre la hora de un desacuerdo entre la saliente y la nueva. Desde la UTA, aseguran que ayer, la empresa Angus no tenía aún las unidades para circular en la ciudad y la empresa Montecristo no estaba habilitada para hacerlo, ya que su contrato expiró a las 00:00 del 1º de marzo.

“Esto manifestado por el propio ejecutivo, la empresa Montecristo dejaba el servicio, a través del contrato que tenía, a partir de ayer a las 00:00”, explicó Juan Carlos Cuenca, representante de la UTA (Unión de Tranviarios Automotor).

Para Cuenca, lo que ocurrió fue una desprolijidad, en la que no se tuvo en cuenta que era el comienzo de la empresa ganadora de la licitación, el mismo día de término del contrato de la anterior, sin prever un tiempo de transición a fin de garantizar que la nueva empresa estuviera en condiciones de prestar el servicio.

No fue conflicto gremial

Según explicó Cuenca, entre las empresas existe un preacuerdo en el que se establecían pautas, pero no se podía otorgar el permiso a Montecristo para circular hasta que Angus tuviera sus unidades en circulación.

“Faltaba la parte importante que era Ejecutivo quien debería firmar una prórroga a la empresa actual para poder habilitar a la circulación de los colectivos. No existe ningún conflicto de pelea gremial. Simplemente la empresa no prestó servicio hoy, porque no estaba habilitada. Ese tiempo que necesita la empresa entrante para poner las unidades en Río Grande, no tenía prevista la continuidad de la empresa actual. Entonces necesitaban los 30 o 45 días, para poder poner en servicio”, manifestó Cuenca.

Daniel Facio, subsecretario de Participación Ciudadana confirmó la intervención del Municipio de Río Grande en la situación: “Si bien hoy debía hacerse cargo del transporte público de pasajeros en la ciudad de Río Grande la nueva empresa, es cierto que debe haber una transición, nosotros fuimos informados de esta situación en las últimas horas, el jueves se está firmando el convenio de la empresa que está saliendo con la empresa que está entrando”, explicó.

El funcionario además, reprochó: “Fuimos informados que esta transición ya estaba coordinada y esta información hablada por ambas partes en la ciudad de Buenos Aires, por eso no entendemos por qué se ha producido ésta situación de conflicto que perjudicó a los vecinos usuarios del servicio”.

Facio resaltó que la transición está a cargo de las empresas, tanto la saliente y que llega a prestar el servicio. Además agregó: “La empresa reclama un nuevo acuerdo al Municipio. Esto tiene que ver con cuestiones internas entre los trabajadores y la empresa de transporte saliente, por lo que hemos intervenido para que rápidamente se resuelva esto y poder ofrecer un servicio como la ciudad se merece”.

Luego de lamentar la situación, Facio adelantó que hubo un acuerdo que permitirá restablecer el servicio máximo en horas de este mediodía, tal como ocurrió ayer y que el servicio ya funciona normalmente.

Desde la UTA detallaron que en los 30 días establecidos en el acuerdo entre el Municipio y la empresa saliente, se evaluará que el traspaso sea ordenado y con las habilitaciones correspondientes. “Cuando esté todo habilitado para hacer el traspaso, se hace, y el personal va a depender de Angus, cuando tenga las unidades. En teoría tiene que ser así. Nosotros no fuimos parte de esa negociación. Nosotros estábamos a disposición para salir a trabajar, y nos encontramos con este inconveniente que no estaba habilitada la empresa”, recalcó nuevamente Cuenca.

Además aseguró: “La desprolijidad de hoy sucedió porque había un acuerdo entre las empresas, quien debería prorrogar el servicio a la empresa actual, era el Ejecutivo y esa prórroga no apareció. Y eso es lo que encontramos hoy a la mañana”, insistió.

Además destacó que el servicio quedó establecido, que no existe conflicto con los trabajadores tanto entre la empresa saliente como la nueva. Y aseguró que está establecido que quienes llegan tienen que hacerse cargo de la totalidad de trabajadores de la empresa actual, con las categorías correspondientes, y respetando la antigüedad de cada trabajador.

Juan Carlos Cuenca, de la UTA: “Esto fue una desprolijidad”.

Las unidades de la empresa Montecristo circularán por 30 días más.