Nueva ley “no respeta los derechos humanos”

BUENOS AIRES (NA).- La organización Amnistía Internacional cuestionó el decreto presidencial que modificó la ley de Migraciones, al considerar que se trata de “una iniciativa que no respeta los derechos humanos”.

El organismo manifestó su “preocupación respecto a la modificación de la política migratoria” y advirtió “sobre el impacto que dicho cambio genera en materia de derechos humanos”.

En un comunicado, Amnistía Internacional denunció “el establecimiento de una política regresiva” que reduce “las garantías procesales de las personas”.

El Gobierno firmó un DNU que endurece los controles migratorios, impidiendo, entre otras cosas, el ingreso al país de personas con antecedentes y acelerando los procesos de expulsión de cualquier extranjero “que hubiese sido condenado, aunque dicha condena no se encuentre firme”,.

Para el organismo internacional, esto “vulnera el derecho de defensa, elimina la unidad familiar como condición para evitar la expulsión y restringe el acceso a la nacionalidad argentina”.

“Pese a que los Estados se reservan la potestad de aplicar las normas que consideren en materia migratoria, no pueden violar derechos previstos por la Constitución Nacional y los tratados internacionales de derechos humanos”, resaltaron al respecto.

La entidad consideró, además, “que reducir el fenómeno de la migración a un debate sobre seguridad nacional, que asocia el migrante al delincuente, es un error”.

Por otra parte, también detalló que se enviaron “cartas a los embajadores de Bolivia, Perú y Paraguay en relación a las recientes manifestaciones públicas de la Ministra de Seguridad de la Nación, en donde, de manera discriminatoria y generalizada, se vinculó a la población migrante de origen boliviano, peruano y paraguayo con la droga y el narcotráfico”.

Finalmente, el organismo criticó que la modificación de la ley se haya implementado por decreto, al sostener que de esta manera se “restringen derechos humanos contenidos en la Constitución pasando por alto la discusión parlamentaria”.