Policiales

La mujer y el hijo aseguraron que el ataque pudo ser producto de la abstinencia a psicofármacos

Ayer comenzó el proceso oral y público contra Daniel Alfredo Saromé por la tentativa de homicidio contra su hijo de 15 años. Las principales declaraciones fueron de su hijo y su mujer, quienes atestiguaron después de que el imputado fuera colocado tras un biombo a fin de evitar tuvieran contacto visual que intimidara a los testigos.
RIO GRANDE.- El Tribunal de Juicio Oral dio inicio ayer al juicio oral y público contra Daniel Alfredo Saromé por el delito de “homicidio en grado de tentativa” respecto del ataque que perpetró el 16 de febrero contra su hijo de 15 años en el domicilio de calle Cabo San Pablo 360 de Chacra XIII.

Tras iniciarse el proceso con la acusación por parte del fiscal Eduardo Tepedino, Saromé se negó a declarar y acto seguido sí lo hicieron su hijo y su esposa, preparándose la sala con un biombo a fin de que ambos pudieran atestiguar sin sentirse intimidados por tener contacto visual con el imputado.

En primer término declaró el joven que dio los pormenores del ataque, del cual señaló “estaba durmiendo y me cortó”, dijo, agregando, “no sé por qué lo hizo”, expresó entre lágrimas dando cuenta del accionar sin sentido.

Luego declaró la mujer de Saromé, Rita Ruiz, quien dio cuenta que este sujeto había salido de cumplir 10 años de prisión por un homicidio y se fue a vivir con otra mujer, tras lo cual retornó a su domicilio, señalando que convivieron 6 meses hasta el hecho.

La mujer coincidió con su hijo en que Saromé era distante en el trato con sus hijos, “nos trataba como si fuéramos un preso más”, agregando que comenzaron inconvenientes más graves con conductas extrañas, “no dormía, decía incoherencias, no se comunicaba”, expresó.

Esto lo motivó en que Saromé tiene una adicción a psicofármacos y que esa condición se acrecentó tras las rejas, ante lo cual señaló que tenía que esconderle la medicación de uno de sus hijos.
Más testimonios

Asimismo prestaron declaración testimonial el médico clínico emergentólogo del Hospital Regional Río Grande, el primero en asistir al joven dentro de la ambulancia; y la médica forense Inés Aparici quien fue la encargada de llevar a cabo dos revisaciones clínicas al menor y logró determinar la gravedad de las lesiones.

Personal de la División de Policía Científica proyectó material fílmico que fue obtenido de la reconstrucción parcial del hecho, debido a que el imputado se encontraba prófugo de la justicia.

Por su parte, el jefe de la Unidad de Detención N° 1 de la ciudad de Río Grande, Ariel Ciarez, atestiguó sobre el historial del imputado dentro del Centro de Detención y se refirió al tratamiento que Daniel Saromé recibió dentro del penal. Enumeró los diversos sumarios que se le iniciaron a raíz del alto nivel de conflictividad manifestado por el imputado durante el cumplimiento de otra condena. La médica especializada en psiquiatría, Marta Bolaño, también brindó declaración testimonial ya que intervino en una consulta psiquiátrica a pedido de Daniel Saromé, tras lo cual efectuó una evaluación y recetó un tratamiento farmacológico en marzo del presente año.

El hijo de Saromé lloró en parte de su relato cuando no halló motivos para el accionar de su padre.
El hijo de Saromé lloró en parte de su relato cuando no halló motivos para el accionar de su padre.