Juró Horacio Rosatti como juez de la Corte Suprema

Al hablar durante el acto, Rosatti hizo énfasis en la importancia de la lucha contra la impunidad y porque los jueces y funcionarios paguen el impuesto a las ganancias, al tiempo que también se mostró de acuerdo con la “integración del género femenino” en máximo tribunal.
BUENOS AIRES (NA).- Con la promesa de luchar contra “la impunidad” y “la corrupción” y a favor que los jueces paguen ganancias, Horacio Rosatti juró ayer como nuevo miembro de la Corte Suprema. El encargado de tomarle juramento a Rosatti, uno de los dos jueces del alto tribunal propuestos por el presidente Mauricio Macri, fue el presidente del cuerpo, Ricardo Lorenzetti.

Al hablar durante el acto, Rosatti hizo énfasis en la importancia de la lucha contra la impunidad y porque los jueces y funcionarios paguen el impuesto a las ganancias, al tiempo que también se mostró de acuerdo con la “integración del género femenino” en máximo tribunal.

Rosatti, en su discurso, puso el acento en el “combate a la corrupción” como política de Estado y a su vez aseguró que “en lo que hace a la justicia, la no impunidad es fundamental”, ya que, admitió, “la población no tiene confianza con los poderes del Estado en términos generales”.

“El tema del combate a la corrupción y, en lo que hace a la Justicia, la no impunidad es fundamental”, afirmó Rosatti y señaló que “el Poder Judicial tiene que recobrar mucho la confianza de la sociedad”.

El nuevo ministro, por otra parte, recordó que cuando fue conjuez de la Corte Suprema había fijado su posición a favor que los jueces paguen ganancias y adelantó que “se está trabajando en este tema” sin “afectar la retribución actual”.

“Hay que hacerlo tal vez gradualmente, pero el objetivo hay que concretarlo”, destacó.

Rosatti no eludió además las preguntas sobre las razones de su renuncia cuando era ministro de Justicia de Néstor Kirchner y remarcó que se alejó del cargo en desacuerdo con una licitación para la construcción de cárceles.

“La conducta de los funcionarios debe manifestarse en lo que hacen, lo que dejan de hacer y el valor del no. Dije no porque no me cerraban los precios y me parecía que había que verlo un poco más. Ese proceso licitatorio no se concretó, se cayó porque faltaba una firma”, recordó.

También puso en agenda el futuro pronunciamiento de la Corte en torno a los “tarifazos” en los servicios públicos, durante la ceremonia que encabezaron, además de Lorenzetti, los ministros del máximo tribunal Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

“La decisión la vamos a tener que tomar al corto plazo, así que no me puedo anticipar. La Corte va a tomar una definición en muy pocos días”, anticipó.

En el acto no estuvieron los jueces federales de primera instancia, quienes generalmente suelen asistir a estas ceremonias protocolares, en momentos en la atención pública esta focalizada en sus actuaciones: según una versión que circuló en Tribunales, los jueces federales no habrían sido invitados.

De esta forma, concluye la extensa vacancia que dejaron con sus renuncias Raúl Zaffaroni y Carlos Fayt en el máximo tribunal: una vez que asuman Rosatti y Rosenkrantz, la Corte volverá a funcionar con cinco miembros, luego de hacerlo varios meses solamente con su presidente, Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

La Corte Suprema tomó juramento a Horacio Rosatti como ministro del Tribunal. Foto NA: CIJ

La Corte Suprema tomó juramento a Horacio Rosatti como ministro del Tribunal. Foto NA: