Actualidad

Población carcelaria de Tierra del Fuego no supera los 29 años de edad

El Defensor de Menores, Pobres, Incapaces y Ausentes ante el Superior Tribunal de Justicia se refirió a la corta edad que tienen quienes están privados de la libertad en la Provincia. Reflexionó que lo que una persona “mama durante los primeros cinco años de vida es lo que define su futuro”. Además, se mostró en alerta por la violencia generalizada en diversos ámbitos de la sociedad.

USHUAIA.- El defensor Oficial ante el Superior Tribunal de Justicia, Gustavo Ariznabarreta, sostuvo que en la comunidad se observa una “mayor visualización de la violencia en general”, ya sea la contextualizada en el ámbito familiar como en la vida cotidiana que se da en la calle, escuela, espacios de esparcimiento.

“A mí me llama la atención el crecimiento no solo de la envergadura sino también de la cantidad de violencia, los espacios son generales, esto no ocurre puertas adentro de casa o en el ámbito escolar”, señaló el abogado, manifestando que “uno lo aprecia caminando en la calle, la violencia está instalada en todas las situaciones”.

Y en ese orden, citó de ejemplo un caso que está tratando, de una madre que ingresó a un establecimiento escolar buscando a una adolescente para recriminarle, “tomándola del cuerpo por una supuesta agresión a su hija”; situación que “rompe barreras de todo lo que se puede tolerar en un marco de una sociedad que cada vez se manifiesta de manera más violenta”.

“Todos los fines de semanas hay hechos de sangre que no llegan a situaciones extremas. La violencia está instalada en los boliches, en la actitud del joven al policía, y viceversa”, mencionó Ariznabarreta como ejemplos del grado de violencia existente.

Para el Defensor ,“vamos camino a una sociedad cada vez más compleja y difícil de entender”.

Por otro lado, Ariznabarreta informó que la población carcelaria mayoritaria en Tierra del Fuego “no supera los 29 años de edad, la mayoría de nuestros presos son gente joven. Son muchachos que están presos por delitos contra personas o la propiedad que ocurren en un marco de violencia directa sobre determinada persona”.

“Entonces, uno analiza que en la historia de vida de esos jóvenes la característica de la violencia es receptiva y luego activa. La mayoría de las personas que están presas han sido víctimas de marco violento en su crianza y esto lo han replicado como patrón de conducta para manejarse en la vida”, expresó.

Y para ser más gráfico, precisó que “eso tiene que ver con la teta que me da leche en la cuna; lo que tomo los primeros años de la vida, como el afecto, la contención, el amor; son estímulos en el sentido de hacerme crecer intelectualmente, eso definirá mi futuro”.

Según el defensor, “cuando la Justicia penal le llega a alguien el problema ya no tiene solución, porque la cárcel no es la solución”.

En este sentido remarcó que “es un tema integral, social, de los mas difíciles de resolver, porque el capital humano de cualquier sociedad es su gente, y si la gente que viene naciendo y creciendo viene con estos perfiles cada vez mas marcados, yo no sé en unos años cómo vamos a arreglarnos para vivir mas o menos o en orden”.

El defensor Oficial ante el Superior Tribunal de Justicia, Gustavo Ariznabarreta, sostuvo que en la comunidad se observa una “mayor visualización de la violencia en general”.
El defensor Oficial ante el Superior Tribunal de Justicia, Gustavo Ariznabarreta, sostuvo que en la comunidad se observa una “mayor visualización de la violencia en general”.